Violencia física, acoso sexual y discriminación, principales riesgos del personal de hostelería

Jukka Takala, director de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, era el encargado de exponer estos datos ante el público asistente a las jornadas. De cara a que, con ellos en la mano, pudieran paliarse las carencias del sector. Takala puso de manifiesto aspectos conocidos por todos en mayor o menor medida y otros que no lo son tanto en cuanto a siniestralidad laboral en la hostelería, un sector en el que los trabajadores no sólo están expuestos a accidentes convencionales, sino también a otros riesgos derivados del trato diario y habitual con el público.

Violencia, acoso y discriminación
Según los datos del Proyecto Horeca, la tasa de accidentalidad de la hostelería se halla, más o menos, dentro de la media de la Unión Europea, pudiendo a veces parecer menor que otros sectores, o más difícil de valorar, debido a que los riesgos pueden pasar desapercibidos por la media de edad de los trabajadores –que oscila entre los 15 y los 35 años- y la alta rotación. Pero algunos peligros no pueden pasarse por alto.

El hecho de estar mucho tiempo de pie, durante largas horas de trabajo dan como resultado que resbalones, traspiés y caídas sean los accidentes más comunes dentro del sector. Aún así, éstos, y los problemas derivados de la exposición a sustancias altamente tóxicas (los limpiadores, por ejemplo) o elevados niveles de ruído, no son los únicos factores a tener en cuenta a la hora de hablar de siniestralidad ni tampoco los más preocupantes.

Otros agentes que deben valorarse en cuenta a la hora de hablar de la salud laboral de los trabajadores del sector, son los psicosociales, o los derivados del trato frecuente con el público y las largas jornadas de trabajo que, en líneas generales suelen ser una media de 2,2 horas más extensa que las del resto de profesionales. Éstos conllevan que la violencia física, el acoso sexual y la discriminación sean no sólo frencuentes en hostelería, sino alarmantemente más elevados que en otros ámbitos.

Por ejemplo, frente al 8,5% de los trabajadores de otros sectores que declara haber sufrido alguna vez algún tipo de violencia física en su trabajo o haberse sentido intimidados en el mismo, el porcentaje se eleva al 12% cuando hablamos de trabajadores del sector hostelero. La diferencia se acentúa todavía más en el caso del acoso sexual, ya que un 8% de los trabajadores del sector hostelero lo habrían sufrido alguna vez, frente al 2% proveniente de otros sectores. El 10,5% de los trabajadores de la hostelería europea han soportado alguna vez un trato discriminatorio, frente al 6,5% del resto de los trabajadores.

La elevada carga de trabajo, horarios poco convencionales (habitualmente el personal hostelero trabaja noches y fines de semana), y presión en cuanto a tiempos, son otros de los factores que pueden influir en la salud laboral de los trabajadores del sector. El estrés o burnout (síndrome del quemado), tampoco son infrecuentes en una profesión que además puede generar problemas a la hora de compatibilizar la vida laboral con la familiar. l