Voy Volando inicia su expansión nacional

Al término del año pasado, la franquicia esperaba poder contar en su haber con la cifra de ochenta restaurantes, más de los dos tercios serían franquiciados, en Andalucía. Por eso, también al término de 2009, se presentaba un ambicioso plan de expansión que afectaba, ya, a toda España, avalado por una experiencia de diecisiete años dentro del mercado de la restauración. El primer establecimiento fuera de sus fronteras naturales abría las puertas en Lorca (Murcia) a finales de año.
Así, la cadena de pizzerías andaluza tiene prevista la inauguración de doce franquicias en 2010 según el plan de crecimiento que los responsables de la compañía han diseñado para el mercado español. La primera fase de esta expansión se centrará en Albacete y Madrid, regiones estratégicas para su desarrollo. En una segunda etapa la cadena se implantará en las provincias de Ciudad Real o Toledo. Una de las novedades que se ofrecerán será en Albacete, donde está prevista la implantación en un surtidor de gasolina, que se enfocará a la venta de porciones y de pizzas para llevar para los viajeros que paren a repostar.
Para hacer frente a esta estrategia, Voy Volando tiene previsto reforzar sus servicios centrales, que hasta ahora estaban adaptados para la región andaluza, con el objetivo de garantizar el mismo soporte en el resto del país. Desde la central de la franquicia, sus responsables coordinan la gestión de las tiendas, asegurando el perfecto funcionamiento de cada una de ellas a través de un equipo de profesionales que se encarga de proporcionar todo el soporte necesario a la red.
Para garantizar la rentabilidad de todas sus unidades operativas, la enseña desarrolla su actividad mediante dos tipos de establecimiento. Por una parte los que denomina despachos, que funcionan con servicio take-away y que se pueden establecer en locales desde tan sólo veinte metros cuadrados. Y por otra, las tiendas, que además cuentan con mesas e incluso zona de juegos, pensadas para más de ochenta metros.
La inversión necesaria para instalar una franquicia Voy Volando parte de 40.000 euros, dependiendo en todo caso del estado de los locales, que deben estar ubicados en poblaciones con un mínimo de 5.000 habitantes. La enseña no cobra royalties y ofrece financiación en el canon de entrada, ventajas que representan una gran oportunidad para el autoempleo.

Estrategia de crecimiento
Por este motivo, Voy Volando ha desarrollado una estrategia de crecimiento dirigida a aquellos emprendedores que buscan un modelo de negocio con garantías de éxito que les permita recuperar la inversión a corto plazo.
En base al gran potencial de negocio que ofrece la marca, junto a la experiencia adquirida a lo largo de 17 años en el mercado, sus responsables esperan haber alcanzado una red de 80 franquicias en 2009, que le llevará a reforzar su posición en el mercado.
Uno de los valores diferenciales que han impulsado el crecimiento de la empresa es el producto que han logrado configurar, gracias a la gran inversión que Voy Volando ha destinado a la investigación y desarrollo de una maquinaria de hornos especial, diseñada en exclusiva para la enseña con los últimos avances tecnológicos, dando lugar a un horneado inigualable, que hace que sus pizzas sean de una alta calidad.