Wi-Fi, un valor añadido

En sólo unos años, el acceso a Internet a través de una conexión Wi-Fi se ha extendido en los negocios de hostelería y restauración, llegando a convertirse en una de las estrategias más efectivas para ampliar la oferta de los locales y captar clientes en los momentos de crisis. Gracias a esta tecnología, los usuarios pueden conectar sus propios equipos (ya sea un ordenador portátil, un smartphone, una tableta o cualquier otro dispositivo compatible) de forma fácil y sencilla a la red del establecimiento en el que se encuentren. Así pueden navegar por Internet, acceder al correo electrónico o actualizar sus perfiles en las redes sociales, entre otras muchas opciones. “Por un lado, es una forma de destacar frente a la competencia ofreciendo nuevos servicios a los usuarios. Por otro lado, los usuarios, que cada vez usan más sus dispositivos móviles para acceder a Internet, valoran que se les ofrezca una conexión inalámbrica”, explica Antonio Navarro, director de Marketing y Ventas de D-Link Iberia.

En hoteles, bares y restaurantes
Aunque en un principio la conexión a Internet se ofrecía sobre todo en los hoteles, donde ya es una tendencia muy asentada y con presencia mayoritaria (se calcula que más del 95% de los hoteles en España la ofrecen), poco a poco se ha ido ampliando a otro tipo de locales. “Es más, se está viendo cómo hay usuarios que deciden dónde se alojan, por ejemplo, dependiendo de si podrán contar con una conexión Wi-Fi gratuita y de calidad”, continúa el directivo. También se ha hecho muy popular en los cafés, donde se percibe como un servicio complementario adecuado a su ambiente informal y relajado y, en los últimos tiempos, se ha extendido a bares y restaurantes, que poco a poco realizan las instalaciones necesarias. Además, es reseñable que no sólo las grandes franquicias se han interesado por la conectividad Wi-Fi, sino que también los pequeños locales se han decidido a dar el salto a esta tecnología.

Independientemente del tipo de establecimiento del que se trate, la instalación resulta muy sencilla y no suele ser necesario realizar obras; incluso los propios trabajadores o responsables de las empresas pueden realizarla por sí mismos: muchas veces es suficiente con contratar una conexión de banda ancha superior a los 5 Mb y contar con un router Wi-Fi. Eso sí, cuando se trata de locales de grandes dimensiones resulta algo más complicada y se puede acudir a empresas especializadas que ofrecen soluciones a medida. “Instalar y gestionar una red inalámbrica segura no tiene porqué ser difícil ni caro: basta con una conexión inalámbrica y un router lo suficientemente potente y avanzado para soportar el tráfico de datos, y sobre todo, poder gestionar y controlar la red de un solo vistazo. Además, con una pequeña inversión, incluso se puede acceder a desarrollos más sofisticados, y crear hotspots para establecimientos pequeños y medianos”, afirma Miguel Bullón, responsable del área de Home Networking de Cisco para el Sur Mediterráneo. Y es que en este último caso se puede optar por varios puntos de acceso inalámbrico repartidos por las distintas zonas del negocio que asegurarán que todos los clientes disponen de acceso al Wi-Fi y se pueden mover con libertad sin perder la conexión.

Gratuito o prepago
Aunque buena parte de los establecimientos ofrece el acceso a Internet inalámbrico de forma gratuita a sus clientes, otros optan por establecer un sistema de pago que les ayuda a sacar el máximo rendimiento. En el primer caso bastaría con la instalación base y que los empleados del local ofrecieran la contraseña a sus clientes, dejaran abierta la conexión a todos ellos o gestionaran su acceso desde alguna plataforma on line. En el segundo, los clientes interesados deberían obtener un ticket o bono según el tiempo que deseen conectarse y, una vez cumplido, se cortaría la conexión. Una solución más tecnológica consistiría en instalar una impresora de tickets prepago que les facilitaría un nombre de usuario y contraseña único que les permitiera realizar la conexión. Es interesante además que el cliente no tiene que cambiar ningún parámetro de la configuración de su dispositivo en ninguno de los casos. JLaura Pajuelo