CarlosArroces suma otros dos locales a su red

Carlos Ripoll, fundador y director ejecutivo de CarlosArroces.
Carlos Ripoll, fundador y director ejecutivo de CarlosArroces.

La arrocería CarlosArroces, especializada en la elaboración de paellas premium por encargo, ha anunciado la próxima apertura de dos nuevas unidades en la Comunidad de Madrid.

Estos dos nuevos puntos de venta se ubicarán en Monteclaro (Pozuelo de Alarcón) y Alcobendas y se suman a los 4 operativos en Aravaca, Boadilla del Monte, Mirasierra y Las Tablas.

De esta forma, la compañía alcanza los 6 establecimientos, 3 de ellos franquiciados, y prevé cerrar el ejercicio con ocho unidades. Esta rápida expansión ha sido posible gracias a un modelo de negocio cuya rentabilidad se obtiene en el plazo medio de 18 meses, funcionando exclusivamente los fines de semana y festivos, en horario de 12.00 a 15.30 h.

CarlosArroces combina unos ingredientes de la más alta calidad, una carta compuesta por ocho arroces distintos –cinco recetas tradicionales y tres arroces de autor-, que el cliente puede encargar por teléfono o a través de su web corporativa 7/24 hs. –con lo que elimina por completo las mermas-, una cuidada presentación y un punto de recogida que es el mismo corazón del negocio.

Esta combinación ha permitido que CarlosArroces, en sus 5 años de experiencia, haya comercializado ya más de 20.000 paellas y ya adquiera más de 7 toneladas de arroz bomba al año de D.O. Valencia.

Gracias a este modelo de negocio, a sus mínimos gastos derivados de personal y de alquiler del local y a la sencillez de su operativa, la compañía aborda en la actualidad un ambicioso plan de expansión que le llevará a alcanzar los 15 locales en el plazo medio de 12 meses.

El formato de expansión elegido por Carlos Ripoll Martínez, fundador e impulsor de este proyecto, es mixto, tanto con establecimientos propios como franquiciados. Para ello, la compañía selecciona profesionales –no exclusivamente procedentes del sector- con experiencia en la gestión de sociedades o empresas, con interés por la restauración, con capacidad de dirigir y organizar equipos. Su sencillez facilita la posibilidad de compaginar con otros negocios o abrir más de un local simultáneamente, logrando así unas economías de escala que permiten incrementar los beneficios.