Comer en un Hotel 6*GL Surcando mares y océanos

Los barcos de Crystal Cruises son la definición por antonomasia de lo que significa realmente un crucero de lujo. Seis estrellas señalan a esta naviera, y no le sobra ninguna: para el servicio, la gastronomía, la atención personalizada, el spa y las excursiones en tierra… o los cruceros temáticos.

Dirigida especialmente a los pasajeros más exigentes la “Diferencia Crystal” –como la denomina la compañía- es el servicio, la calidad, el espacio y las opciones, en sus dos barcos: Crystal Simphony y Crystal Serenity con 1.080 personas a bordo. Barcos medianos con pocos pasajeros; espacio ilimitado para sentirse a solas, y decenas de lugares para compartir en las horas de ocio… si realmente es lo que desea.

Y para los que buscan la definición de lujo en los pequeños detalles, Crystal tiene el único Spa de mar inspirado en el Feng-Shui; cubiertas de madera de teka o el único casino Caesar Palace que navega… y a fuerza de enumerar no puede faltar una mención especial a la exclusiva bodega con más de 200 etiquetas, incluyendo las cosechas privadas “C” de Crystal y su champán de la misma marca y las clases de piano de Yamaha o los cursos de idiomas Berlitz, las clases de golf privadas de TaylorMade, la mayor compañía del mundo de lecciones de golf.

Grandes chefs firman los platos de los restaurantes
Si hablamos de gastronomía… qué decir ante la pastelería francesa –hecha a bordo como el resto de la gastronomía- en el Bistro, y la acreditada cocina de los renombrados chefs Nobu Matsuhisa, Wolfgang Puck y Piero Selvaggio en los tres restaurantes de especialidades que tienen a bordo.

Turnos libres a la hora de comer en los restaurantes privados y en el sushi bar o en el buffet, ¡sin cola!, a cualquier hora que lo desee, incluido su camarote. Allí le servirán en la terraza privada de su camarote o suite lo que desee, sin límites, sin horario y siempre de guante blanco.

Los camarotes suites Penthouse tienen, por ejemplo, mayordomo privado, bar abastecido en todo momento con la selección de bebidas escogidas; albornoces y sábanas de algodón egipcio, exclusivos amenitys en los baños… Los camarotes de las clases inferiores se diferencian sólo por el tamaño: podrá gozar de los mismos servicios sea cual fuere el que elija.

Crystal Cruises siempre ha apostado por la suprema calidad, tanto en servicios como en alimentación. Su bodega es sólo uno de los ejemplos: orgullo de la naviera y la mejor del mundo a bordo de un barco de crucero: más de 230 etiquetas de vinos, 25.000 botellas, vinos reserva que van desde las vendimias raras Lafite Rothschield Châteaux de 1959 a los Châteux Petrus de 1971; la propia marca de vinos y champagnes Crystal de excelentísima calidad según los mejores sommeliers del mundo, muchos de ellos españoles. Toda la bodega ha sido supervisada en 2007 y certificada su calidad por la Asociación Internacional de Sommeliers.

Los buques de la Crystal Cruises ofrecen durante las 24 horas el servicio en su camarote de la comida, desayuno, cena, aperitivos… a la carta y sin límite.