La matriz de Serunión quiere doblar

El director de la división de Sanidad de Serunión, que reveló que su compañía matriz, Elior, con una facturación en 2005 de 2.827 millones de euros, un once por ciento más que el año anterior, quiere doblar en cinco años su volumen de negocio con adjudicaciones o concesiones, comenzó su ponencia ofreciendo algunos datos relativos a la división de sanidad de su compañía y dando cifras genéricas del sector de la sanidad concesionada en España.

En este sentido, Mañas reveló que la cifra de negocio de la división de Sanidad de Serunión en 2006 alcanzará los 37 millones de euros, mientras que las previsiones para el año que viene pasan por facturar 41,4 millones. En cuanto a la organización de su división, ésta se estructura en dos divisiones regionales, norte y sur, que se encargan de gestionar todos los clientes. “Nuestras últimas adjudicaciones han sido el hospital Nuevo Dexeus y el de Alicante”, comentó Mañas. La presencia de Serunión es especialmente relevante en Andalucía, donde gestiona numerosos hospitales del Servicio Andaluz de Salud.

Javier Mañas explicó que el mercado de la sanidad social es uno de los menos concedidos, “ya que el ochenta por ciento es autogestión y sólo el veinte por ciento es concedido, por lo que hay que estar muy preparado para seguir captando clientes”. Según datos de Serunión, en España existen 850 hospitales, de los cuales 312 son públicos (95.736 camas). La sanidad pública tiene una cifra de negocio de 403 millones de euros (206,5 millones corresponden a la facturación de cafetería y 197,3 a la facturación de los pacientes). Por su parte, las clínicas y los hospitales privados suman 568 unidades (38.435 camas) y facturan 165,8 millones de euros (99,5 por cafetería y 82,8 por pacientes).

Márgenes justos y plazos cortos
Una vez que el director de la división de Sanidad de Serunión dio las cifras de la sanidad pública y privada, pasó a analizar las características de ambos mercados a la hora de obtener una concesión. Mañas incidió en que en el sector público el factor precio es determinante. También se distingue porque hay que preocuparse de la renovación de sus instalaciones, la formación del personal, y las nuevas tecnologías. “Esto último es uno de los puntos críticos, por lo que los hospitales públicos no se la suelen jugar con empresas pequeñas”, recalcó.
“En el sector público”, continuó Mañas, “se dan criterios arbitrarios en los menús y cantidades excesivas. No hay un equilibrio nutricional, aunque tengan dietistas. También les preocupa mucho la seguridad higiénica. Por otra parte todavía hay concursos a los que nos presentamos en los que los márgenes son muy justos o negativos. Además, los plazos de concesión son cortos, lo que impide planificar las cosas”.

Mayor margen de maniobra
Por el contrario, el director de la división de Sanidad de Serunión, señala que “el sector privado busca diferenciarse de la competencia y dar un valor añadido en los servicios de restauración con buenos menús, aunque, por otra parte, empiezan a copiar al sector público y nos piden que financiemos las cocinas. En el sector privado los márgenes son más amplios y los plazos más largos, lo que nos permite rediseñar los recursos”.

Javier Mañas considera que Serunión es una empresa de referencia en el sector sanitario español por sus criterios de gestión profesionales. “Nuestros clientes son los mejores comerciales. Proyectamos confianza y transparencia en la gestión. También tenemos vocación de partners y proximidad territorial y cercanía en la relación”. Y concluyó: “En este sector se crece innovando y dando una calidad de servicio basada en la gestión de los equipos”.

Mañas explicó cuál es en su opinión el proveedor ideal de instalaciones y maquinaria. “Ahora estamos en un proceso de selección de proveedores de maquinaria y necesitamos fidelidad y confianza, que trabajen codo con codo con nuestro departamento técnico. Queremos que los proveedores cooperen en la captación de clientes, innovación y apuesta comercial, flexibilidad en los plazos, integración de actividades, confidencialidad y cobertura nacional”.

Calidad en el servicio
“En cuanto a la relación comercial”, añadió Mañas, “pedimos cooperación en la gestión del servicio, flexibilidad en la adecuación del proyecto, cumplimiento de los plazos de entrega, calidad en el servicio de mantenimiento, que es nuestro caballo de batalla, ya que hay distribuidores que son solventes y otros que no lo son, y homogeneidad en el servicio post-venta”.

Finalmente, Javier Mañas analizó el estado de las instalaciones de cocina y cafetería en España. En su opinión, y aunque en los últimos años se han producido grandes avances, éstas están mal mantenidas y los diseños son arcaicos. “El punto débil son los sistemas de distribución en cuanto a la temperatura de las bandejas, no disponen de financiación propia para la renovación y los criterios en los diseños son heterogéneos.