Para cuando la actividad condiciona el tiempo dedicado a la comida

¿Qué sería de la oferta de take-away o de grab and go de los operadores de restauración si no dispusieran de la incondicional alianza de las empresas proveedoras de material de un solo uso, los llamados desechables?¿Cómo lograrían los productos gozar de la virtud y “conveniencia” que les atribuyen los clientes finales sin un packaging moderno y tecnológicamente desarrollado?
El reto es ofrecer soluciones en materia de envases y embalajes con el máximo respeto por el medio ambiente (recuérdese toda la filosofía del bioware) para que los operadores de restauración y sus clientes finales obtengan el beneficio de la mejor presentación de sus productos. Sin olvidar una mayor comodidad, versatilidad y rentabilidad en sus procesos de elaboración, conservación, distribución y servicio de comidas (increíble las concepciones del Studio Starck), todo ello a un precio justo. Esas son las máximas que rigen en las empresas fabricantes y distribuidoras de envases para un solo uso para la alimentación fuera del hogar
Empresas como Cartservice, Dispopack Valles, Pinesga o Duni, cada una en su nicho de mercado, trabajan para desarrollar los más modernos conceptos de envases y embalajes, aprovechando los últimos avances tecnológicos sobre procesos y materiales y en estrecha colaboración con los departamentos de I+D+i y marketing de los operadores de restauración.
Se les exige dar respuestas a un sector de hostelería que sabe que sus clientes se desdoblan en segmentos cada vez más capilares. No en vano, se dice que para la segunda década del siglo XXI habrá en el mundo un 31% de unidades familiares catalogadas como singles. El crecimiento en los últimos años de los hogares monoparentales ha sido exponencial. Son los que congenian con la “cultura del último minuto”, los que compran tiempo con la comida y los que han creado términos como el “desk dining” (comer en la oficina) o comen mientras viajan.
Los fabricantes de envases de un solo uso, como los citados, ofrecen a los operadores de restauración, films ideales para la cocción (ya sea en horno clásico o industrial), dorado y tostado de masas de pan, bocadillos, pizzas, bollería y platos preparados al microondas. Disponen de envases de cartón especial para cocción a altas temperaturas en hornos especiales tipo Turbo Chef, así como desarrollos de plásticos degradables y compostables que logran la portabilidad de los productos a los lugares y momentos más recónditos, para su consumo.
Y es que los beneficios de este tipo de envases, según fuentes de las empresas citadas, para la hostelería se pueden enumerar:
1. Reducción de pérdidas al poder controlar los costos de producción.
2. Reducción de riesgos para la salud evitando el deterioro del producto
3. Aumento de la información y satisfacción al consumidor
4. Aumento del valor añadido del producto
5. Reducción de los costes de reciclado.