TPVs: más que una caja registradora

Aunque son muchas las empresas hosteleras que siguen utilizando una caja registradora, son todavía más los negocios que en los últimos tiempos han apostado por actualizar sus instalaciones e instalar un TPV (Terminal de Punto de Venta). Y es que estos dispositivos, que en un principio se empleaban con los mismos objetivos que las

antiguas soluciones, se han convertido en potentes herramientas que ayudan a controlar todos los aspectos del negocio. Tanto es así que el grado de implantación en España se sitúa en cifras que se aproximan al 60%, según expertos consultados. Además, aunque sean las franquicias y los grandes y medianos negocios los más proclives a utilizarlas, también los pequeños restaurantes pueden beneficiarse de sus características y apostar por alternativas adaptadas a su negocio. “Cada cliente necesita una solución muy específica adaptada a sus circunstancias, por lo que es

L uis Hidalgo.

importante desarrollar soluciones a medida para adaptarnos a ellas”, explica Jorge Parejo, responsable de Canal RSS de IBM.

Control absoluto
Utilizar un TPV favorece a todas las empresas, ya que las tareas del negocio quedan centralizadas y el control de las mismas es mucho más exhaustivo. Sus funcionalidades más conocidas son las ligadas a los puntos de venta, ya que estos dispositivos son capaces de ofrecer una información muy detallada de qué se está vendiendo, cuándo y cómo. “Entre otras muchas capacidades, los TPVs permiten tener controladas las consumiciones de las mesas o introducir los pedidos de forma sencilla e intuitiva. Asimismo, facilitan el control del dinero disponible en caja y, una vez finalizada la jornada, es mucho más sencillo hacer el balance final”, detalla Diego Pampín, responsable de soluciones para retail de PSG HP

Diego Pampim.

España. Además, mejoran la eficiencia de los camareros, que tienen la posibilidad de enviar los pedidos directamente a cocina sin tener que desplazarse hasta allí. “En la actualidad, al poder utilizarse en distintos dispositivos móviles, permite una toma directa de pedidos muy ágil que hace posible sustituir las tradicionales libretas”, justifica Jorge Talegón, responsable de producto de OKI.

También son capaces de llevar un registro detallado del resto de actividades relacionadas con el negocio. “Brindan un control y conocimiento inmediato de las transacciones y del resto de elementos implicados en la gestión de un negocio como son las facturas, stocks, clientes, proveedores…”, enumera el responsable de IBM. Incluso resultan útiles para la gestión de nóminas y sistemas de pago y sirven para efectuar estrategias de fidelización de clientes.

En definitiva, la incorporación de estos equipos en las empresas de restauración ofrece una amplia variedad de beneficios aplicables al día a día del negocio que contribuyen a aumentar su productividad y gestionar los pedidos de los clientes.

Gran evolución
El modo de trabajar en los

negocios de restauración ha cambiado sustancialmente gracias a los avances que han ido incorporando los TPVs, que han automatizado las tareas más tediosas y hacen que se pueda destinar más tiempo a atender a los clientes. Estas mejoras se han producido especialmente por la introducción de las pantallas táctiles, que garantizan un uso más intuitivo, de las impresoras de tickets portátiles o de la reducción del consumo eléctrico, entre otras. “La innovación se dirige hacia nuevas tecnologías como la identificación del cajero por biometría, el pago por proximidad (NFC) y la lectura de códigos 2D en los teléfonos móviles. De hecho, algunas de estas características ya forman parte del presente de los TPVs, aunque en un futuro próximo serán generalizadas”, especifica Luis Hidalgo, director para Retail de NCR Iberia.

También nos encontramos con puntos de venta basados en la nube y aplicaciones complementarias para smartphones. “Asimismo, se han producido importantes avances en diversas soluciones de auto servicio orientadas al consumidor para realizar los pedidos y ofrecer información, así como novedades en el apartado de la gestión del efectivo en el propio restaurante que permiten minimizar las pérdidas por cambios defectuosos, monedas y billetes falsos”, concluye Carlos Camarós, director Comercial Retail de Toshiba. JLaura Pajuelo