Uber Eats acusa a Glovo de incumplir la Ley Rider y reclama al Gobierno

La directora general de Uber Eats, Courtney Tims, ha hecho llegar a la Vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Diaz, una carta abierta en relación a la aplicación de la Ley Rider.

Uber Eats
Foto: Uber Eats.

La compañía traslada su preocupación por los problemas que está conllevando la nueva ley que obliga a las empresas de delivery a hacer un contrato de trabajo a sus repartidores, tanto para las empresas como para los clientes y los propios riders. Además, acusa a la compañía Glovo de no cumplir con las condiciones y operar con repartidores autónomos, preguntando al Gobierno si debería seguir su ejemplo.

Compartimos la carta completa de Uber Eats

«Estimada Vicepresidenta,

Como le hemos trasladado a su equipo en las múltiples reuniones que hemos mantenido, hicimos un gran esfuerzo para adaptarnos a la Ley Rider en un tiempo récord. Gracias a este esfuerzo, desde el pasado 12 de agosto, todos los repartidores que trabajan con Uber Eats cuentan con un contrato de trabajo. 

Para cumplir con la ley, optamos por la misma alternativa que la mayoría del sector del delivery español: trabajar con flotas de mensajería y logística, que han contratado a miles de repartidores en toda España. 

No obstante, en los últimos meses, las flotas que colaboran con nosotros se han encontrado con un problema. Cada día les cuesta más encontrar repartidores para atender la creciente demanda de comida a domicilio. Un problema que, además de las flotas, sufren clientes y restaurantes por igual. Unos ven cómo su pedido tarda mucho más en llegar, y los otros acumulan pedidos que nadie recoge. 

Ante esta situación, la pregunta que nos hacen unos y otros es la misma: ¿por qué faltan repartidores? 

Para contestar nos tenemos que ir un año atrás, cuando se estaba negociando la Ley Rider. Y cuando las principales asociaciones de repartidores españolas se manifestaron para seguir siendo autónomos. 

Durante esos días, mucha gente se preguntaba por qué se manifestaban los repartidores. ¿Acaso no querían tener un contrato de trabajo? Ellos mismos se ocuparon de responder a esa pregunta en una carta que le dirigieron poco antes de la aprobación de la Ley. 

Los repartidores no se manifestaban porque quisieran renunciar a mayores derechos o protecciones. Sencillamente querían mantener la flexibilidad del modelo autónomo que les permitía escoger cuándo trabajar, priorizando los momentos de alta demanda, y así obtener mayores ingresos. Todo ello mientras negociaban importantes mejoras en sus condiciones de trabajo. Mejoras que debían incluir desde el ingreso mínimo por hora, a los seguros médicos, pasando por la representación colectiva. 

Nada de ello sucedió y la Ley Rider salió adelante en mayo. Tres meses después, una vez transcurrido el periodo de transición, todas las empresas teníamos que adaptarnos a la nueva ley. ¿Todas? No, todas no. Glovo, la mayor empresa, líder del delivery en España, decidió seguir operando con trabajadores autónomos. 

Hoy, más de seis meses después de su entrada en vigor, las empresas que cumplimos la ley nos encontramos con una situación paradójica. Nuestras flotas colaboradoras no encuentran repartidores porque éstos prefieren ser autónomos, de manera que trabajan con Glovo, la única empresa que se lo permite, el mayor unicornio español, en contra de la Ley Rider. 

Mientras, vemos con impotencia cómo el Gobierno no ha conseguido hacer cumplir la Ley Rider. Y cómo la situación de desventaja de todas las empresas que sí la cumplimos empeora cada día. Ante esta situación, todos nos hacemos la misma pregunta: 

¿Debemos seguir el ejemplo de Glovo y trabajar con autónomos para poder competir en igualdad de condiciones? 

Muchas gracias por su atención y esperamos poder discutir esta situación con usted lo antes posible.

Courtney Tims, 

Directora General de Uber Eats en España.»

¡No te pierdas cómo incumplen la Ley Rider algunas empresas de delivery!