22 años después, el Tragaluz es aun más joven y atractivo

De las tres barras sorprende la de ostras, TragaFishhh, que lleva Luis de Buen. Las otras dos están dominadas por El Japonés donde ahora se puede disfrutar de una barra de ceviches y sushi, además de una barra de brasa japonesa de carbón natural para hacer kusiyaki (pinchos).

En la segunda planta, con bocetos de Mariscal en las paredes, está el Tragaluz con cocina a la vista. La comida del Tragaluz es tradicional pero moderna, adaptada a los gustos y hábitos de vida de hoy. Está dirigida por Joan Ferré, jefe de cocina del Grupo Tragaluz, y el chef es Gerard Prat, que vuelve al Tragaluz tras seis años en el restaurante Negro, también del Grupo.

En la última planta se puede comer de una manera más informal, con chimeneas y sofás para tomar el café o una copa antes o después de cenar. Desde este espacio, el visitante domina los tres pisos y se siente “como si estuviera en el cielo”.

El Equipo Sandra Tarruella ha sido el responsable del diseño del nuevo proyecto interpretando las ideas del Grupo. El resultado consigue mantener la esencia del Tragaluz de siempre dando un protagonismo especial a la cocina y potenciando la entrada de luz en todos los espacios.

JRN