ARCASA expone su plan estratégico para 2010-2012

Para ello, el joven (pero muy experimentado en los negocios de restauración colectiva) Artur Arqués, director general de la compañía y tercera generación de una empresa familiar con origen en los almacenistas que distribuían alimentos desde el viejo mercado del Borne de la Ciudad Condal, preparó una presentación en la que -después de una breve introducción- dejó paso al equipo de profesionales que le rodean. Entre todos están llevando a ARCASA hacia posicion de liderazgo en el segmento de la alimentación colectiva, pese a la juventud de la actual empresa, que data de 1984.
Arqués presentó a Jaume Mangues, director de operaciones y alma-mater del proyecto hecho realidad en el hospital de Sant Pau de Barcelona, donde una modernísima cocina de 1.400 metros cuadrados va a romper moldes con respecto a las ya existentes (ver RESTAURACIÓN NEWS 108); a Ferrán Coronado, director comercial que está trabajando en la expansión territorial del grupo más allá de Catalunya; y a Joan Cazorla, jefe de Compras.
En primer lugar, Arqués realizó una introducción que giró sobre la filosofía empresarial de ARCASA, basada en el sumo celo a la hora de atender al cliente -originariamente procedente del ámbito de la atención hospitalaria-, a través de personalizar el servicio mediante contacto permanente con él. Esto supone ser muy flexible a la hora de adaptarse a sus demandas, mediante procesos de mejora continua, que le he llevado no sólo a ofrecer los típicos servicios de restauración y también a dominar las nuevas tecnologías de proceso y producto, los sistemas de calidad y formación de RRHH (lo que deriva hacia ofrecer también la gestión integral de los servicios de restauración). Después, Arqués cedió la palabra a Ferrán Coronado para que expusiera el plan de expansión para los próximos años.

Hacia el norte de España
Coronado informó de que algunas variables de dicho plan se basan en puntos tales como una total orientación al cliente con proyectos adaptados y personalizados, que proporcionen a ARCASA ventajas competitivas y su fidelización.
También en la apuesta por modelos modernos y alternativos, basados en el uso del cook-chill, las nuevas gamas y los modelos integrados de información (ERP).
Otra de las claves se halla en el aumento del tamaño empresarial, cimentado en la diversificación de la cartera de clientes, el fortalecimiento del manpower de ARCASA y la expansión territorial (Coronado aprovechó para dar la noticia de la apertura de negocios hacia el norte de España , creando en Pamplona una delegación) y con esto se llegaba al último punto: La modernización de su estructura, focalizándose en el fortalecimiento del departamento de RRHH y el de Compras (estrechando vínculos con los proveedores), creando estructuras dinámicas de tipo transversal en el de operaciones y apostando por los sistemas de gestión de la calidad, como base de la mejora continua.

La Cocina del Sant Pau
A continuación, tomó la palabra Jaume Mangues para recordar a los asistentes que una de sus mejores tarjetas de presentación en la actualidad, es el ejecutado proyecto de la cocina del Hospital de Sant Pau (accesible a través de la web de Arcasa), donde se puede apreciar hasta qué punto han redefinido todos y cada uno de los aspectos del servicio en una cocina hospitalaria.
Tal experiencia, explicó Mangues, les ha servido para abordar proyectos tan complejos, pero atractivos, profesionalmente hablando, como el que desarrollan en la actualidad en el segmento de penintenciarias de la Generalitat de Catalunya.
Finalmente, llegó el turno de Joan Cazorla, que explicó la política de la compañía en materia de compras caracterizada por cooperar con los proveedores en alianzas estratégicas tipo win-win, mediante el intercambio mutuo de conocimientos y aprovechamiento de sinergias, con relaciones a largo plazo y compartiendo riesgo y ventura. “Son los proveedores, los que nos han de decir en qué nos pueden ayudar a mejorar, sostuvo Cazorla, bajo un común denominador: la innovación”.
Como ya es habitual, a continuación se abrió un coloquio de los panelistas-oradores con los asistentes, del que cabe destacar la predisposición de ARCASA a ir resolviendo paulatinamente asignaturas pendientes de una empresa joven y de mediana dimensión, tales como la definición de una política logística, homologar proveedores, definir un recetario básico (para lo cual ha sido nombrado un jefe de Producción), saber armonizar las ventajas de la cocina in-situ con la cocina diferida -muy apoyada en las nuevas gamas-, dotar de directrices al departamento de compras para que pueda elegir proveedores tecnológicos (ahora lo hace operaciones) y dominar hasta tal punto el servicio de restauración, de modo que pudiera plantearse la opción de ofrecer facilities management, cosa que como enfatizó Arqués, “aún, no toca”.
El equipo profesional de ARCASA aún dispuso de tiempo para, finalizado el coloquio, atender de forma individualizada, a aquellas empresas que buscaban aclarar aspectos específicos de una posible relación comercial con la compañía.

Cifras de Arcasa
40 M€ de facturación

60 puntos de servicio
850 profesionales