Buenas expectativas para el sector

Pese a las circunstancias desfavorables para la economía, las enseñas de restauración rápida van a continuar creciendo con nuevas aperturas, incluso en el mercado internacional; y con nuevas apuestas en sus ofertas, como afirma la mayoría de las firmas consultadas.

Para este año, los expertos en economía prevén un crecimiento más moderado en restauración que los experimentados hasta ahora. El notable incremento de los precios de las materias primas, sumado al de las hipotecas y combustibles, provoca una ralentización general de la economía que evidentemente afecta al sector de la restauración. De acuerdo con los datos del Instituto de Estudios Económicos, el consumo familiar se reducirá del 3,2% registrado en 2007 a un 2,8% en 2008. En lo que a restauración se refiere, Gregorio Izquierdo, director del Servicio de Estudios del Instituto de Estudios Económicos, señalaba: “La restauración en España lleva años creciendo considerablemente y también encareciéndose debido a la enorme demanda. Si la situación cambia, el sector deberá hacerle frente de diversas formas: aumentando la calidad de sus productos u ofreciendo mejores precios.”

A comienzos de 2007, el gasto familiar en alimentación fuera del hogar creció del 8,8% al 9,6% con una media de cerca de 3.000 euros por hogar, según constata la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE. En verano, sin embargo, se produjeron constantes aumentos de precios en los alimentos de primera necesidad que afectaron tanto a hosteleros como a particulares. Finalmente, a últimos de año, el Indicador de Confianza Empresarial realizado por el Consejo Superior de Cámaras de Comercio apuntaba que hostelería era uno de los sectores que había moderado sus expectativas.

Aparte de la subida de los precios de los alimentos, el secretario de Estado de Economía, David Vegara, manifestaba a RESTAURACIÓN NEWS (ver nº 72) que también influyen otros factores como los costes que recaen en la mano de obra.

Panorama favorable
Pese a las circunstancias señaladas, el panorama para la restauración rápida es bastante favorable. El Indicador Empresarial de Confianza de las Cámaras augura una estabilidad en cuanto número de trabajadores en hostelería y turismo.

Las franquicias, de hecho, van a continuar creciendo, si bien menos que otros años. Según la Guía de Franquicias de la consultora Barbadillo y Asociados, en 2007 el número de empresas que expandieron su negocio con franquicias alcanzó las 920 enseñas frente a las 980 del año anterior. Igualmente, el estudio Situación Actual de la Franquicia en España 2008, de Tormo y Asociados, registra 905 enseñas en 2007 frente a 968 de 2006.

Santiago Barbadillo, director general de Barbadillo Asociados, opina que la incertidumbre económica podría presentar su lado positivo: ante la aparición de problemas laborales, la franquicia puede constituirse en una alternativa llevado por la vía del auto empleo, y en este sentido, la restauración rápida cuenta con las características más adecuadas para ello.
“Ante otro tipo de restauración, más complicado, el fast food encaja perfectamente en el modelo de gestión de franquicia, porque se determina en todo momento el tipo de procedimiento, el producto y la maquinaria que debe emplearse para que haya rapidez. Eso hace que sea un éxito y permite que estos negocios funcionen muy bien”, afirmaba.

Asimismo, la población inmigrante tiene un peso considerable dentro del consumo de restauración rápida, pues su gasto es superior (con una media de 11,5 euros en días laborables y de 17,2 en fines de semana) al efectuado en bares y cafeterías y en tabernas y bodegas. Y dentro de los establecimientos más visitados, aparecen las hamburgueserías, con McDonald’s en primer lugar y Burger King en segundo, seguidas a mucha distancia de KFC, Telepizza, Bocatta y Pizza Hut, según confirman los datos Nielsen.

País vecino
Así, este año las enseñas de restauración rápida van a seguir con sus planes de expansión con nuevas aperturas que en muchos casos incluirán al mercado internacional.

Uno de estos ejemplos es el de Taberna Bocatín en Portugal. Hace unos meses ha establecido un acuerdo con la sociedad gestora de la Plaza de Toros Campo Pequeño de Lisboa para la explotación de los ocho bares de la plaza, lo que hará a través de Bocadinho Sociedad de Restauración Limitada, masterfranquiciado de Taberna Bocatín en el mercado portugués, durante los próximos cuatro años.

Acerca de cómo puede afectarles la crisis, Alfredo Heredia, director general de la compañía, se muestra muy positivo: “En este sector, la variedad es importante y, como los tickets son bastante económicos, en tiempos de crisis es uno de los sectores que mejor se adaptan, por lo que durante este año, a pesar de la incertidumbre económica, es previsible que el sector siga creciendo.”
Taberna Bocatín basa su oferta principalmente en una enorme variedad de bocadillos de tamaño pequeño, lo que hace que el cliente consuma una media de cuatro unidades.

Delicias ibéricas
Otra de las enseñas que se va a aventurar en el mercado portugués es Dehesa Santa María, perteneciente al grupo The Eat Out y caracterizado por sus tapas extremeñas basadas en productos ibéricos de primera calidad a precios asequibles. Allí reforzará su presencia con la apertura de tres restaurantes que se suman al inaugurado el pasado año.

En España, la compañía quiere abrir más de treinta restaurantes en poblaciones de más de 30.000 habitantes en diferentes áreas geográficas, como Madrid, Barcelona y el Norte de España, con lo que cerrará 2008 con más de un centenar de establecimientos.

Por el momento ha inaugurado dos nuevos centros, uno en el aeropuerto de Menorca y otro en la estación del AVE de Segovia, que se unen así a los que tiene en los aeropuertos del Prat (Barcelona) y Manises (Valencia) y en la estación del AVE de Tarragona.

Una de sus ventajas para su crecimiento es que los locales no poseen cocinas, lo que supone un importante ahorro de personal y de obra civil, al tiempo que evita conflictos vecinales por aspectos como los humos o los olores. En segundo lugar, la compañía destaca sus productos de alta calidad, la mayoría de ellos no perecederos y acogidos a denominaciones de origen.

Aparte de los locales, la firma cuenta con una tienda virtual en su página web desde la que se pueden adquirir todos los productos que comercializa.

Un pedazo de Turquía en España
También mira el territorio luso la cadena especializada en comida turca Istanbul Döner Kebab. La marca, que comenzó en España en 1999 en el barrio madrileño de Lavapiés, no ha dejado de crecer, consciente de que la comida étnica supone una opción diferente de comida rápida. La compañía puso en marcha su estrategia de franquicias en 2003 y hoy cuenta con 54 restaurantes repartidos por toda la geografía española, de los cuales 34 son franquiciados.

Para 2008, la compañía prevé tener operativos más de 60 locales en España, con la apertura de entre ocho a quince locales en zonas clave de Cataluña, País Vasco y Levante, así como entrar también en el mercado portugués. Recientemente ha inaugurado un local en Zamora, dos en Madrid y uno en Portugalete, Vizcaya.

Su crecimiento se basará en la implantación en centros comerciales, rentables y situados en una buena ubicación, según indicaba Hasso Schmidt, director general de la compañía. “Cada vez es más difícil inaugurar establecimientos a pie de calle por el nivel de exigencias en cuanto a salida de humos o licencias. Los trámites necesarios para abrir son menos complejos en los centros comerciales”, explicaba.

Asimismo, el crecimiento que ha experimentado en los últimos años ha hecho que potencien los aspectos relacionados con la calidad. Así, la firma se ha adherido a Fehrcarem, la asociación que integra a las compañías más importantes de restauración de España con el objeto de mejorar los procesos y la profesionalización de la restauración moderna, y ha puesto en marcha una campaña de comunicación que busca ofrecer la máxima confianza en sus productos. La campaña, bajo el nombre de Garantía, informará sobre los procesos de calidad que avalan a sus productos y se difundirá en todos los materiales promocionales de la empresa, displays y folletos que se distribuyan a los franquiciados y clientes de la cadena.

De cañas por Inglaterra
Cañas y Tapas, la cadena de cervecerías especializada en tapas y raciones españolas perteneciente al grupo Zena, va a comenzar este año su expansión por Reino Unido, donde tiene firmado un contrato de desarrollo de seis establecimientos a medio plazo en ciudades como Leiscester, Liverpool, Birmingham y Londres, según ha anunciado Alfonso Valero, presidente de la enseña, en rueda de prensa.

Además, dentro de su estrategia internacional, la compañía abrirá su segundo local en París y continuará con su expansión en Portugal, donde inaugurará tres nuevos establecimientos que se sumarán a las cuatro franquicias que tiene en Lisboa y Oporto.
“Hemos apostado por el desarrollo internacional del grupo Zena, y creemos que Cañas y Tapas va a encajar muy bien en estos países, sobre todo en Inglaterra”, destacó Valero.

En cuanto al mercado español, la empresa prevé abrir quince nuevos establecimientos a lo largo del año en Andalucía, Cataluña, Aragón, Castilla-La Mancha y Castilla y León, con el fin de reforzar su presencia en las zonas en las que ya está presente y llegar a aquellas donde su implantación es menor. De esta manera finalizaría el ejercicio con una red de 117 locales. La compañía, que pronto cumplirá su décimo aniversario, ha registrado en 2007 una facturación de 47 millones de euros y prevé un crecimiento del 15% en 2008.

En cuanto a estrategias de marketing, la compañía ha lanzado la campaña La caña de España, en la que los clientes tienen la posibilidad participar en juegos para ganar un viaje al Oktoberfest que se celebra en Munich.

El grupo Zena, propietario además de Foster’s Hollywood, Il Tempietto, La Vaca Argentina y Burger King entre otros, facturó 400 millones de euros en 2007, de los cuales 47 proceden de Cañas y Tapas.

Hacia América Central
The Eat Out, el mayor grupo de restauración moderna español, ha decidido cruzar el charco en su política de expansión y de potenciación de sus divisiones y, a finales de abril, ha constituido una joint venture con la firma guatemalteca Pollo Campero para su expansión en América Central.

Pollo Campero se encargará de la comercialización de los restaurantes del grupo español en Guatemala y El Salvador, comenzando con Pans & Company, mientras que The Eat Out contribuirá al plan de expansión de la empresa guatemalteca en la Península Ibérica para los próximos siete años, con la apertura de más de cien restaurantes entre propios (25%) y franquiciados (75%).

En España, el capital mayoritario de la nueva sociedad corresponderá a The Eat Out que, perteneciente al Grupo Agrolimen, cuenta con 600 restaurantes en siete países (España, Portugal, Andorra, Italia, Dubai, India y Arabia Saudí), con un volumen de negocio que ronda los 300 millones de euros y una capacidad anual de servicio para más de 95 millones de clientes.

Por su parte, Pollo Campero forma parte de la multinacional guatemalteca Multi Inversiones, que, además de otras líneas de negocio, trabaja en la potenciación de esta marca en Europa, Estados Unidos, Oriente Medio y Asia, con Corea y China como principales objetivos asiáticos. Actualmente, Pollo Campero tiene una red de 300 establecimientos en Guatemala, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, Ecuador, México y El Salvador, así como en España, China, Indonesia y Estados Unidos, donde se ha aliado con el gigante de la distribución Wal-Mart. Registra un volumen de facturación anual que ronda los 285 millones de euros y atiende a unos 85 millones de clientes al año.

Creatividad para exportar
Hablando del mercado americano, Fast Good, marca de los restaurantes de NH Hoteles asesorados por el chef catalán Ferran Adrià, desembarcaba en Chile hace tres años, de la mano del grupo chileno de inversores ValueBiz Group. Poco después, NH y Hotelera Chile tomaban el control de la enseña, bajo la gestión del español Manuel Portilla.

Aunque por el momento hay siete locales en España y uno en Santiago de Chile, es de esperar que una cadena hotelera como NH Hoteles, que tiene más de 330 establecimientos por todo el mundo, comience a exportar la creatividad gastronómica de Fast Good a escala internacional.

Gabriel Burgio, presidente de NH Hoteles, especifica que el Fast Good es como “su área I+D” donde se demuestra que la restauración de calidad en un hotel es posible, y anuncia la apertura de 30 restaurantes de Fast Good en todo el mundo: “De esta manera mostraremos la cocina española a través de nuestros restaurantes.”
Además, Fast Good tiene una importante presencia de marca en la carta de los aviones de Iberia, por lo que su nombre es conocido por un gran número de clientes internacionales.

En la reciente presentación del nuevo local barcelonés, situado en una de las calles más comerciales y transitadas de la ciudad, Adriá destacaba que “éste es un ejemplo de negocio honesto y sencillo, pero con productos de calidad”.

En estos establecimientos, ambientados en un estilo popero, alegre y colorido, destacan platos fríos como ensaladas con vinagretas exclusivas, pequeños sándwiches (hasta de forma redonda) y bocadillos elaborados con distintos tipos de panes; platos calientes como hamburguesas, bocadillos calientes, huevos con jamón ibérico y patatas fritas en aceite de oliva; bebidas sanas como batidos de yogur o zumos frescos; o postres elaborados en el local. Los alimentos, aunque se piden en la caja, son llevados por el personal a la mesa del cliente, una vez cocinado al momento.

Una nuea figura:
El agente de desarrollo
Otras enseñas de restauración rápida abogan por nuevas estrategias de crecimiento, como es el caso de Subway. La mayor cadena de bocadillos del mundo, con más de cuarenta años en el mercado, potenciará la figura del agente de desarrollo, un concepto relativamente nuevo dentro del mercado español. Se trata de un emprendedor independiente que se responsabiliza del crecimiento de la marca en un área concreta y de proporcionar todo el soporte necesario a las unidades operativas, por lo que funciona como un enlace entre el franquiciado y la central.

Para ello, la compañía ha dividido a la Península en doce zonas, de las cuales cuatro se cubren con agentes de desarrollo (Aragón, Canarias, Cataluña y Levante). El objetivo es ampliar este equipo de profesionales en función de su crecimiento nacional. Los agentes, además de recibir cursos especializados impartidos por la central, han de ser o haber sido franquiciados de Subway, es decir, contar con la experiencia necesaria para garantizar la eficacia.

Actualmente hay 35 locales con la marca repartidos por toda la geografía española. No obstante, el objetivo de la compañía, según Thierry Rousset, director general de Subway en España, es contar con 150 establecimientos en 2010. La firma pretende superar a corto plazo a enseñas como McDonald’s o Telepizza en número de locales: “Ello será posible porque nuestro modelo de negocio es muy sencillo y, con una inversión muy pequeña, de las más bajas del sector, podemos montar muchos locales en sitios donde la competencia no se va a interesar.” A ello se une otra ventaja, la de los turistas, que ya conocen la marca en sus países; por tanto, las zonas turísticas van a ser prioritarias para la expansión.

Comparado el mercado español con otros europeos, Rousset manifestaba que cuando llegas a los cincuenta o sesenta locales es cuando se nota “el efecto bola de nieve” y se puede hablar de crecimiento. En Inglaterra, por ejemplo, la enseña abrió cincuenta locales en los primeros cinco años y 950 en los cinco siguientes, así que “una vez que llegamos a cierto nivel, no nos para nada”.

Subway tiene un local en Madrid, concretamente en la Plaza de Castilla, en el que opera con Dunkin’ Donuts. Respecto al co-branding, la compañía no va a desarrollar este aspecto, pues “resulta poco eficiente el hecho de que un consumidor entre en un Subway y lo atienda alguien vestido de Dunkin’ Donuts”. Rousset aclara que podrán compartir local, siempre que cada negocio esté diferenciado: “No hay problema incluso si es del mismo franquiciado, pero los empleados de una marca son de ésa y los de la otra son de la otra.”

Dieta mediterránea
Con el fin de potenciar su portafolio de marcas de restaurantes que basan su oferta en los conceptos de la dieta mediterránea, The Eat Out ha adquirido la cadena de restauración étnica mediterránea Abbasid Döner Kebab.

Abbasid gestiona en la actualidad dieciocho restaurantes especializados en kebabs en Canarias, Madrid y Barcelona, a los que en breve añadirá nueve más que ya están en curso. La nueva división creada tras la compra de Abbasid Döner Kebab ha diseñado un plan de expansión a través de locales tanto propios como franquiciados con el objetivo de liderar el mercado español del döner kebab a corto-medio plazo.

Su característica es que los productos se elaboran delante del cliente con ingredientes de primera calidad, cien por cien naturales y a precios asequibles. Su denominador común: la cocina mediterránea, que sigue la tendencia actual de consumir una alimentación más sana y con menos grasas.

Con esta adquisición, The Eat Out Group continúa avanzando en su estrategia de incorporación de nuevos modelos de negocio. De hecho, en los últimos años ha adquirido enseñas que suponen una importante diversificación, como son Loja das Sopas en 2003, FresCo (buffet de ensaladas y platos de temporada) en 2005 y Dehesa Santa María en 2006, que se unen a sus otras marcas Fresh & Ready (sándwich-café), Pans & Company (bocadillerías), y a partir de ahora Abbasid y Pollo Campero.

A dúo
Ahora que se menciona el pollo, Kentucky Fried Chicken, del grupo Yum!, ha abierto recientemente un restaurante en el Centro Comercial Bonaire de Aldaia (Valencia). El nuevo local pertenece a Kenchic, el mayor franquiciado de KFC en España, que cuenta con 24 restaurantes. Con esta apertura, la cadena cuenta con 67 establecimientos en España, al tiempo que mantiene el ritmo de crecimiento que lleva teniendo en los últimos ejercicios.

Fernando Andrés, responsable de expansión del grupo Yum!, manifiesta: “Continuaremos con nuestros planes de expansión y esperamos acabar el año con ochenta unidades de KFC.”
Y acerca de la situación de coyuntura económica, considera: “Creemos que el entorno económico favorecerá sobre todo a KFC y a las opciones de consumo con tickets medios más ajustados, teniendo mas importancia las promociones ‘value’, es decir, obtener más valor por el mismo dinero.”
Por otra parte, Yum! ha unido en un mismo local el concepto de Kentucky Fried Chicken con el de Pizza Hut, otra de sus marcas. Este local, situado en la estación de autobuses de Pamplona, es un punto estratégico por el número de personas que utilizan a diario los autobuses de la ciudad. El proyecto supuso un gran reto, sobre todo en lo que se refiere al diseño de interior.

Balance positivo
Respecto a Pizza Hut, Andrés comenta que el balance de la marca es muy positivo, con crecimientos por encima de lo esperado, “sobre todo dentro de un mercado maduro como en el que compite la marca”, y prevé cerrar el año con 130 establecimientos. “Dentro de nuestra continua línea de mejora e innovación hemos lanzado un nuevo producto en Pizza Hut, el Cheesy Pops, y a lo largo del año continuaremos ofreciendo novedades a nuestros clientes”, agrega.

Yum Restaurants España es la filial nacional del Grupo Yum!. Se trata del mayor grupo de restauración a escala internacional con más de 34.000 locales en más de cien países de todo el mundo, propietaria de marcas como Pizza Hut, KFC, Taco Bell, A&W All American Food Restaurants, Long John Silvers y Pasta Bravo.

Respecto a la próxima apertura de Taco Bell en España, Fernando Andrés responde que aún es pronto para poder informar sobre ello: “Es un proyecto en el que estamos trabajando y del que esperamos poder dar noticias en breve.”
Otro grande de las pizzas es Telepizza, que cuenta con cerca de 530 establecimientos, de los cuales 131 operan como franquiciados. Su estrategia de crecimiento para este año se fundamentará en potenciar la presencia de la marca en cines, barcos y centros comerciales. Para ello ha establecido un acuerdo con Cinesa para que los espectadores puedan introducir las pizzas en las salas. El objetivo de este proyecto es el de adaptarse a las nuevas formas de ocio y de consumo.

Asimismo reforzará sus servicios a través de la red, de manera que los clientes puedan hacer sus pedidos online.

Cabe destacar la posibilidad de su incursión en el mercado chino, según recoge el diario Cinco Días: “Telepizza entrará en China cuando veamos la operación posible, para nosotros y para nuestro socio allí”, precisó Alberto Ordiñana, director de operaciones, en las jornadas de restauración moderna celebradas la última semana de abril por el Icex.

Más que esponjosas rosquillas
Dunkin’ Coffee, antes denominada Dunkin’ Donuts hasta que Dunkin’ Brands adquirió las acciones de Panrico, ha optado por modernizar su imagen con el nuevo modelo de local 2015, de un estilo más acogedor, ambientado con colores cálidos como el naranja, rojo y marrón y una decoración basada en la madera. El primer local de este tipo ha sido el de Palma de Mallorca, donde ya hay cinco establecimientos y donde se espera que la marca supere los diez locales a medio plazo.

Las relaciones con estas islas son estrechas, pues la empresa balear Franquicias Elvissa ha firmado un acuerdo con la compañía para desarrollar la marca en Cataluña, Comunidad Valenciana y la región de Murcia. Este proyecto prevé la apertura de 84 establecimientos en los próximos cinco años, de los cuales 42 se ubicarán en Cataluña y el resto en Comunidad Valenciana y Murcia.

Para José María Carrillo, director general de Dunkin’ Coffee, “este acuerdo supone un paso muy importante en el desarrollo de la marca en el mercado español. Trabajar con Franquicias Eivissa nos aporta la seguridad empresarial que requiere el plan de expansión que hemos diseñado para nuestro país. El objetivo es continuar nuestra implantación nacional a través del sistema de multifranquicias”.

La firma, que ha comenzado recientemente su expansión en Andalucía, también cubrirá la totalidad de la Península Ibérica. En una primera fase y de forma paralela a su desarrollo en el arco mediterráneo, centrará su crecimiento en Galicia, Cantabria, País Vasco, Navarra, Aragón y Canarias.

Por otra parte, además de sus famosas rosquillas dulces y esponjosas y sus cafés, la cadena ha ampliado su oferta con una línea de productos salados: los Flats, a modo de sándwiches, y los Round, similares a la pizza. Se trata de una importante novedad en la estrategia de la compañía, ya que hasta ahora no había comercializado productos de este tipo: “Es una iniciativa de la empresa que surgió en Estados Unidos, donde ha obtenido una gran acogida, la misma que se espera para nuestro país.”

Entre panes
El pan es uno de los productos estrella dentro del sector de la restauración rápida. Un 14,5% de las visitas realizadas a estos establecimientos incluye algún consumo de productos con base de pan, de los cuales, más del 60% son bocadillos, según afirma el estudio elaborado por la consultora NPD.

Dentro de los sándwiches, uno de los establecimientos más clásicos es Rodilla, que lleva en el mercado desde 1939 y desde los años 90 funciona con sistema de franquicias. La compañía que preside Bernardo Rodilla ha sabido adaptar su oferta a las tendencias de cada momento y, con el fin de satisfacer los gustos de los consumidores actuales, ha contado con el asesoramiento de Paco Roncero (chef de La Terraza del Casino de Madrid) para la elaboración de la nueva línea de sándwiches gourmets.

La firma ha tenido una evolución creciente en términos de facturación: en 2000 la cadena superaba los 30 millones de euros, sobrepasando en 2005 los 50 millones de euros y los 60 millones de euros en 2006, según los datos de Tormo Asociados.

En 2007 llevó a cabo una política de adquisiciones que comenzó en febrero con las cadenas andaluzas de cafeterías Café de Indias y de heladerías Flanela, y después con la catalana Jamaica Coffee Shop. Con estas operaciones, Rodilla ha conseguido duplicar su tamaño y alcanzar una red de 275 establecimientos.

Para mantener esta línea ascendente, ha puesto en marcha un ambicioso plan de expansión que potencie su presencia en Cataluña, Levante y Andalucía. Para este año tiene previsto la apertura de seis nuevos locales.l
Marina Pérez

Las ventas de las cadenas crecieron un 7,6%
El mercado de comida rápida y a domicilio ha experimentado un crecimiento en sus ventas del 7,6% en 2007, llegando a superar los 2.410 millones de euros. Sin embargo, este porcentaje implica una ligera desaceleración respecto a 2006, cuando el incremento fue del 9,3%, como confirman los datos del estudio sobre Comida Rápida y a Domicilio realizado por la consultora DBK.

Por tipo de servicio, el valor de las ventas en mostrador ha aumentado un 7,8%, alcanzando 2.065 millones de euros, lo que supuso algo más del 85% del mercado total. Esta participación ha venido incrementando en los últimos años.

En el servicio delivery, las ventas han crecido un 6,2% en 2007 con una cifra de 345 millones de euros, frente al 4,8% contabilizado en 2006. “Esta evolución reflejó la recuperación del crecimiento del mercado de pizzerías, el cual realiza un alto porcentaje de sus ventas a través del servicio delivery”, apunta el informe.
En cuanto a la evolución por tipo de establecimiento, el mercado de hamburgueserías se cifró en 2007 en 1.120 millones de euros, lo que supuso el 42% del total y un aumento del 7,8% frente al 8,9% de 2006. El motivo de esta desaceleración ha sido el menor número de aperturas realizado: “Tras el incremento de la red total de hamburgueserías en unas cincuenta unidades en 2006, en el ejercicio siguiente se abrió una veintena de locales, hasta alcanzar los 950 establecimientos al cierre del año.”
El número total de pizzerías ascendió a 1.020 unidades, sólo cinco más que en 2006. No obstante, las ventas han llegado a unos 580 millones de euros en 2007, lo que ha supuesto un crecimiento del 6,4% frente al 5,8% de 2006.

El segmento de bocadillerías alcanzó un valor de 420 millones de euros, lo que supuso un crecimiento del 5% frente al 8,1% que contabilizó en 2006. El cierre de varios establecimientos por parte de algunas de las cadenas de mayor dimensión y la ralentización del ritmo de entrada de nuevos operadores repercutieron en el menor ritmo de crecimiento de las ventas. En conjunto, al cierre de 2007 se encontraban operativos 1.075 locales, unos treinta más que en 2006.

El grupo de otros establecimientos mantuvo un crecimiento muy alto, en línea con el comportamiento experimentado en los ejercicios precedentes. La entrada de nuevos competidores y la apertura de locales por parte de enseñas operativas permitió que el número de establecimientos en este segmento ascendiera a 545 unidades con cerca de cincuenta aperturas en el último año. Por su parte, las ventas se incrementaron un 16%, hasta situarse en torno a los 290 millones de euros. l MP

Aprovechar las oportunidades
El balance de McDonald’s en España es más que positivo, dado que la firma ha experimentado un crecimiento del 7,4% en su facturación, alcanzando los 707 millones de euros en 2007. El año se cerró, además, con un total de 379 locales por toda la geografía, con nueve aperturas y varias remodelaciones.

Patricia Abril, presidenta de la compañía, habla, más que de retos, de oportunidades referidas al último año: “Me gusta hablar más de oportunidades, como el conseguir que haya un mejor conocimiento de nuestro compromiso con la calidad. Hemos obtenido la certificación de calidad de nuestras hamburguesas 100% de vacuno; una iniciativa avalada por Applus+, una entidad independiente de certificación y control de calidad. Queremos que poco a poco se vayan desterrando los mitos sobre la mal denominada ‘comida basura’. Nuestros productos son de calidad, y queremos que los consumidores conozcan nuestra realidad.”
Como gran apuesta para este año, la firma se plantea seguir avanzando en dar a conocer McDonald’s y su compromiso de calidad: “Estamos realizando una campaña informativa sobre la calidad de nuestras hamburguesas de vacuno, abriendo las puertas de nuestro proveedor, Esca FoodSolutions en Toledo, para que los consumidores puedan comprobar por ellos mismos la calidad de la carne con la que se elaboran nuestras hamburguesas. Esta iniciativa, denominada Testigos de Calidad, implica información y posibilidad de registro en la web www.ingredientesdeverdad.com.”
La compañía también va a invertir en innovación, ya que lo considera como una prioridad para la marca: “Vamos a seguir apostando por la nueva imagen de nuestros restaurantes, tanto de nueva apertura como en la remodelación. También contaremos con nuevos sistemas de equipos de cocinado en nuestros restaurantes, lo que aportará más eficacia a nuestros empleados y mejor servicio a nuestros clientes.

Sus planes de expansión contemplan la apertura de dieciséis restaurantes, que se suman a un total de 70 previstos para el periodo 2007-2010.

Además, McDonald’s ha emprendido un nuevo proyecto de restauración rápida dentro de sus locales. Se trata del McCafé, concebido para poder degustar un café después de la comida, que ha comenzado a funcionar en Estados Unidos a través de 14.000 locales y que pronto se instalará en España. “Estamos trabajando en el concepto McCafé. Este año abriremos tres McCafé en restaurantes ya existentes. Será un test piloto para estudiar su proyección en los próximos años”, revela la presidenta. l MP