Check list para elegir un buen operador logístico

Mercabarna viene en las últimas semanas convirtiéndose en la unidad alimentaria de Mercasa con más sensibilidad, con relación al progreso de sus mayoristas y usuarios, gracias al atractivo programa de dinamización del cluster del foodservice en Cataluña. En la sesión del 9 de febrero, Alex Figueras, director comercial de Logifrío, explicó a los asistentes cómo identificar al buen operador logístico.

Así y para maximizar el grado de eficiencia, Figueras explicó que cabe considerar al menos tres aspectos a la hora de elegir un operador logístico: la masa crítica del lote a distribuir, que se puede calcular en función del número (densidad) de puntos de entrega; los kilos por entrega y la profundidad del surtido; y las sinergias tanto con el cliente como con el destinatario de las mercancías. En el primer caso, cabe lograr el máximo de referencias comunes de un mismo proveedor hacia diferentes clientes y pedidos que puedan servirse desde plataformas de cross-docking. En la relativa a destinatarios, procede lograr su máxima concentración usando operadores logísticos multi cliente y multi temperatura, reduciendo el número de recepciones y alineando planes de servicio a priori.

En esa tarea es evidente que, el objetivo común de los tres actores es optimizar costes operacionales, ya que las actuales empresas de restauración, en especial las organizadas, se plantean seleccionar a un operador logístico que le proporcione un servicio óptimo y uniforme y con las 3T; de modo que controle la trazabilidad, la cadena de frío, los flujos de información sobre el pedido (en especial la situación), simplificando procesos administrativos y con alianzas mutuas, de modo que se optimicen las operaciones, como se ha dicho, eso sí: al menor coste posible.

Para ello, el operador de restauración puede analizar un check list como el que a continuación se detalla:
Cobertura geográfica.

Capilaridad exhaustiva.

Eficiencia en logística inversa.

Multi-temperatura.

Control riguroso de temperaturas.

Alto desarrollo tecnológico.

Proactividad de la información.

Información en tiempo real.

Flexibilidad/adaptabilidad a modelos mixtos.

Con el fin de seleccionar un operador logístico que le ayude a definir el nivel de servicio óptimo (días y horas de entrega, ubicación del pedido, control de la cadena de frío…), establecer indicadores de nivel de servicio (mermas en los almacenes, bases de la preparación del pedido, su cuantía mínima…) e identificar y proponer oportunidades de mejora. JRN