Club A, exclusivo, que no excluyente

Dentro de su propuesta gastronómica, A ofrece platos que siguen la línea de su local hermano, Arzábal, como las croquetas de ibérico, el huevo poche con setas encebolladas y parmentier o la coca de sardinas y verduras , además de una sofisticada carta de cocina japonesa, realizada en directo, con la que se pueden degustar platos como el atún flambeado con mostaza y tamari, el pez escolar con trufa o el pez limón con tocineta ibérica.

Para completar la oferta gastronómica el barman Pablo Collantes propone más de 40 cócteles diferentes. Además, el club A cuenta con una de las cartas de champagne más extensas de la capital con más de 140 referencias, tanto de grandes casas como de pequeños productores.

El club A está abierto a toda persona que gestione una reserva previa con antelación. No es necesario ser socio de A para disfrutar del sofisticado ambiente que ofrece el club. Si bien es cierto que pertenecer al club abre la puerta de espacios reservados y de un programa de experiencias de ocio exclusivas.