Cuatrocientos millones de euros

¿Qué puede hacer la hostelería con cuatrocientos millones de euros? Primero, sentarse todos los miembros de esa familia, desde hoteles a campings, discopubs y restaurantes, bares y caterings, para ver repartirse el pastel. Mejor dicho pastelito. Segundo y dado que se privilegiarán mejoras para la sostenibilidad, ahorro energético y medio ambiente; implantación de sistemas de calidad, nuevas tecnologías… averiguar cuántos hornos de convección, abatidores, cámaras de frío, camiones con tres temperaturas, TPV, termógrafos… se pueden comprar con lo que toque. Y, tercero, luchar cada empresa para que el sistema crediticio te considere solvente, ya que en los tiempos que vivimos, todos estamos bajo sospecha.

Más allá de este comentario, seamos optimistas. Se habla de renovación en la hostelería: salvavidas. Existe un salvavidas ante una nueva ola; como la que lideró Truffaut con su film “Los 400 golpes” (¡ 400, que casualidad!). Ojalá venga un cambio para la hostelería como el que inició aquella película. Aquel en el que respetando la admiración por lo clásico, descubrió el realismo desgarrado del mercado. Con la crisis, la hostelería está comprobando que es preciso un cambio. Los clientes ya se han pronunciado y una nueva ola de ellos espera respuesta de quien le ofrece servicios de alimentación fuera del hogar para diferentes momentos y motivos de consumo