El bar más british de Madrid

Hace algo más de dos años Fran Ameijeiras y Ellie Baker (natural de Bristol, de ahí el nombre) inauguraron el Bristolbar en el centro de Madrid, después de haber hecho ambos sus pinitos en hostelería y organización de eventos, por cuenta ajena. La carta por aquel entonces, y hasta que el público fue conociendo el local, era española en un ochenta por ciento aproximadamente, poniendo mucho énfasis en los menús del medio día. Poco a poco fue evolucionando y hoy la mayoría de los platos son ingleses. La enóloga Ellie Baker es la responsable del establecimiento, supervisando la sala y la cocina, donde, tras los fogones, hay varios chefs británicos. El toque anglosajón se deja notar tanto en la carta del restaurante, donde no faltan especialidades como las sopas inglesas o el fish & chips, como en la barra, un snack bar donde se pueden probar sándwiches como el de roast beef o salchichas típicas inglesas con masa de patata. “El país es más homogéneo en cocina que España, tiene menos variedad. Pero por ejemplo, tienen muy buena cocina de asados”, reivindica Fran Ameijeiras. Los sábados y festivos por la mañana Bristolbar ofrece un brunch inglés, todo con productos originarios de esas tierras, que tiene una gran aceptación. A diario, se mantiene el menú para los oficinistas de la zona al competitivo precio de 11,90 euros.

Gintonize
Otro atractivo indiscutible de Bristolbar es Gintonize una marca propia dentro de este proyecto hostelero que surgió por la asociación que en España se hace del gin tonic con Gran Bretaña y ha tenido una buena repercusión en medios y acogida por parte del público. Para los amantes de este combinado, Bristolbar se ha especializado de alguna manera en ginebras, con una carta de más de sesenta referencias. Esto hace que se pueda ver a gente comiendo en las mesas con un gin tonic de acompañamiento o que se demande mucho en la franja afterwork. “Es un trago para cualquier hora del día”, destaca Ameijeiras. Incluso se plantean trabajar su propia marca de ginebra para comercializarla en España e Inglaterra. A medida que esta bebida ha ido tomando fuerza, la ha perdido el vino. “Nos gusta más hablar de vino que beberlo. No salimos de Rioja y Ribera”, dice Ameijeiras. Pese a todo, la bodega de Bristolbar cuenta con unas noventa referencias, entre las que destacan los caldos llamados del nuevo mundo: neozelandeses, sudafricanos, australianos…
La decoración, otro elemento distintivo de este bar restaurante, tiene un aire británico, como explica su socio: “Hemos ido cambiando el mobiliario en estos dos años. El interior en estos momentos tiene un toque retro británico. No llega a ser temático, no recurrimos a tópicos. Además a los ingleses no les gusta la identificación de Londres con toda Inglaterra”.
Bristolbar, que cuenta con diez empleados, acoge múltiples eventos, normalmente relacionados con el mundo anglosajón (en sentido amplio). Uno de los más relevantes es Pasaporte Bristolbar, cenas temáticas que se realizan una vez al mes y permiten disfrutar de la gastronomía y los vinos de otros países. En septiembre el país protagonista de este viaje culinario fue Australia, en octubre estará dedicada a California y noviembre a Hungría.
Pero también se celebran conciertos, catas y un sinfín de actividades más para dinamizar este rincón british en la capital.

Starters

Cabracho al Gintonize 8,50 euros
English soup of the day 7 euros

Appetizers to share
Bombón de Mi-cuit 14 euros

Main
Medalloncitos horneados de codorniz

al cava e higos 17 euros
Roast beef & trimmings 21,90 euros
Fish & chips (bacalao en tempura

con patatas fritas, salsa tártara &
vinagre de malta) 12 euros

Puddings
Earl grey panacotta 6 euros

Bread & butter pudding 6,50 euros