El fundador de Dehesa Santa María lanza La Abuela Manuela

Por la cabeza de Elices pasaba el crear un concepto que respondiese a una necesidad del público (cocina tradicional, precio comedido y comodidad), sin olvidar que fuese fácilmente gestionable y franquiciable. “Pollo de corral”, “Carrillada de ibérico”, “Cocido de garbanzos”,… Los guisos tradicionales constituyen el eje sobre el que gira la oferta de La Abuela Manuela, una oferta a la que no le falta demanda, según el creador de la idea: “Con los restaurantes de comida rápida se está perdiendo la cocina tradicional y hay gente que es lo que busca”. “Cocina de siempre para llevar” es su lema. Su carta se compone en estos momentos de diez platos calientes, cinco fríos de cara al verano (gazpacho, ensaladilla,…) y además hay neveras con bebidas y postres a disposición de los clientes. Todo está hecho en el local día a día por un cocinero que trabaja a la vista de los clientes. Los platos se venden a un precio medio cada uno de cuatro euros. En estos momentos se están sirviendo “para llevar” unos 120 menús al día en horario de atención al público de doce a cuatro de la tarde. Esto significa que con dos personas (cocinero y vendedor) trabajando a tiempo parcial y un establecimiento de unos ochenta metros cuadrados se puede sacar adelante el negocio.

Dos abuelas más este año
La intención de Elices en este momento es consolidar esta primera tienda de Mérida y abrir al menos otras dos antes de final de año, ya sean propias o franquiciadas. No entran en sus planes ni el servicio de mesa ni construir una cocina central. En los 85 locales de Dehesa Santa María que en su momento este emprendedor tuvo en su mano, todo se elaboraba in situ. Ahora repite este modelo. El manual corporativo, las fichas de recetas y los procesos están perfectamente definidos para acometer una expansión para la que Elices tiene ya la clave del éxito: “Hacer las cosas bien y no engañar a nadie”. Él mismo interviene en la definición de los platos que irán en la carta. Se define como “cocinillas” más que como “cocinero”. No obstante, conoce bien el mundo hostelero ya que, aparte de Dehesa Santa María, desde los catorce años Elices desempeñó su labor dentro del servicio de varios hoteles.
En cuanto a la clientela, es variada, pero desde la empresa aseguran que puede ser un filón para zonas próximas a centros de negocios, hospitales, universidades, etc…
En cuanto a los proveedores, Elices revela que la mayoría de la carne es suministrada por mataderos extremeños, así como por el negocio cárnico que el mismo posee en la localidad de Montánchez.