El mercado portugués del fast food crecerá un 9% en 2008

La restauración tradicional, que supuso en torno al 86% del total, ha venido registrando en los últimos años los crecimientos más moderados, con una tasa de variación en 2007 del 2,6%. Por su parte, el segmento de comida rápida es el que mejor comportamiento presentó en este ejercicio, impulsado en parte por la desfavorable coyuntura económica registrada en el país vecino. El volumen de negocio de este tipo de establecimientos alcanzó los 535 millones de euros, lo que representó un crecimiento del 11% con respecto a 2006 y una participación sobre el mercado total superior al 10%.

La restauración informal, por su parte, contabilizó una tasa de variación media anual próxima al 11% en el período 2002-2007. En este último año, la facturación se situó en 175 millones de euros, un 9,4% más que en 2006.

Las previsiones de evolución del mercado para el bienio 2008-2009 apuntan hacia una ralentización en el ritmo de crecimiento de la facturación sectorial. Así, para el cierre de 2008 se estima una variación del 3%, mientras que en 2009 podría descender hasta el 2,8%.

Los efectos de la crisis financiera internacional sobre la economía portuguesa provocarán un incremento de la demanda en el segmento de comida rápida. Así, se espera que la facturación agregada de este tipo de establecimientos continúe creciendo por encima de la media del mercado, con tasas de crecimiento del orden del 8-9% anual.

Estructura de la oferta
El sector presenta un alto grado de fragmentación de la oferta. De esta forma, en Portugal operan cerca de 30.000 empresas gestoras de establecimientos de restauración, que generan un volumen de empleo de 115.000 trabajadores, resultando una media inferior a los cuatro empleados por empresa.

La región de Lisboa concentra el mayor número de empresas, con cerca del 31% del total, situándose a continuación las zonas Norte, con alrededor del 25%, y Centro, con un 20%.

Cabe destacar el dinamismo en las aperturas de nuevos establecimientos por parte de las cadenas de comida rápida en 2007. El número de establecimientos asociados a este tipo de enseñas registró un crecimiento superior al 5%, situándose el número de establecimientos gestionados en cerca de 1.000 locales.