“El objetivo, este año, es llegar a las cincuenta franquicias”

Y eso que, hasta ahora, hemos ido más despacio que el resto, se ha trabajado mucho la parte de marca, la parte de producto y estamos continuamente innovando, haciendo un producto más sano. La expansión no había sido la prioridad de la cadena”.

¿Cuál es el objetivo para este año?
Nos estamos posicionando como ‘la otra marca de frozen yogurt’. Y hay potenciales inversores que están empezando a ver que Ö!Mygood se diferencia de todas las marcas que existen. Estamos creciendo muchísimo. Así que el objetivo, este año, es llegar a las cincuenta franquicias. Y no lo decimos por decir, sino por la media de firmas que estamos haciendo al mes. Eso nos dice que podemos llegar perfectamente a esa cifra. Y también desde el punto de vista internacional, porque en los últimos dos meses hemos recibido muchas solicitudes, sobre todo de Latinoamérica y del norte de Europa; este mes abrimos en Bulgaria… Estamos creciendo. Este va a ser el año de la expansión y de dar un empujón enorme a las franquicias.

¿Qué tipo de cliente visita Ö!Mygood?
Al inicio de nuestra andadura, realizamos un estudio sobre esto y hoy, dos años después, ha cambiado bastante. Cuando introdujimos este producto, por su vertiente ‘saludable’, por sus cualidades, pensamos que iba a ser más aceptado por mujeres, o gente joven, que se cuida, que quiere llevar una vida sana. Pero hoy en día es un producto que está 100% aceptado por cualquier persona de cualquier edad: gente mayor, por su aporte de calcio y hierro; gente joven, porque es un producto de moda, es cool irte tomando por la calle un frozen yogurt; niños porque ¿Qué mejor merienda que un frozen yogurt?

También influye en esto, supongo, el ticket medio.
Te puedes tomar un frozen yogurt desde 2,5 euros. Es un producto que está al alcance de todos y prácticamente el 100% de las personas que lo prueban, repiten. La fidelidad es tremenda. Incluso hay mucha gente que te dice ‘a mí no me gusta el yogurt’ y lo prueba así y también le gusta.

¿Ö!Mygood tiene alguna preferencia a la hora de ubicar sus establecimientos?
No limitamos a un número de habitantes la concesión de la franquicia. Porque muchas veces la ubicación en una ciudad pequeña, con mucho tráfico de gente, en una zona muy transitada, es mejor que la de la gran ciudad que, por cuestión de renta te tengas que ir a una calle secundaria. Queremos zonas transitadas. Nosotros realizamos estudios de viabilidad con cada uno de los locales, de hecho participamos activamente en la búsqueda de ese local.

¿Prefieren franquiciados independientes o masterfranquicia?
Las negociaciones en Latinoamérica y en Europa son para masterfranquicia, para conseguir una excelente penetración de la marca en estos mercados. En España estamos trabajando con franquiciados independientes. Aunque para determinadas ciudades más grandes también buscamos masterfranquicia.

¿Existe un ‘tope’ de desarrollo para una marca de frozen yogurt?
Todavía no. O, al menos, no en los próximos tres o cuatro años. Porque este es un modelo de negocio ¡que puede estar en tantos sitios…! No sólo hay que pensar en formato de local, sino por ejemplo de kiosco, o de corner. Pequeños kioscos de siete metros cuadrados que se pueden ubicar desde en una feria hasta una estación de tren. El mercado del frozen yogurt es infinito y le queda mucho crecimiento por delante. Se ha desarrollado muy rápido y no todas las marcas van a sobrevivir, algunas se van a quedar por el camino, con lo cual va a haber más recorrido en los próximos años. Quedarán dos o tres marcas y mucho mercado por explotar. J Ana I. García