Empire Restaurant II Simulador de gestión

Ha salido a la venta la segunda entrega de Restaurant Empire, el videojuego de restauración y estrategia que ha vendido más de medio millón de copias con su primera versión.
Restaurant Empire II, es la saga que comenzó con Restaurant Empire, en el que encarnábamos al joven Armand Lebouf que, con su afán de convertirse en cocinero, decide ayudar a su tío a reabrir su restaurante, cerrado por culpa de una gran multinacional llamada Omnifood, poseedora de todo el monopolio de la restauración.
En la primera entrega acompañábamos a este joven hasta que llegaba a convertirse, en gran parte gracias a nosotros, en un auténtico magnate de la restauración.
Para los que no hayan podido disfrutar de esta primera entrega, Enlight Software proporciona una buena solución ya que toda la campaña de la primera entrega es accesible con Restaurant Empire II.
En esta nueva aventura nos sumergiremos más en la vida de Armand Lebouf que ha llegado a convertirse en un chef famoso y respetado, habiendo hecho desaparecer a Omnifood, y Delia su mujer, que al empezar esta historia decide proponerle, ya que poseen un gran monopolio de restaurantes, comenzar abriendo una nueva cafetería.
A partir de ese momento, nos iniciamos desde el principio con nuestro negocio empezando por diseñar las diferentes salas de nuestro establecimiento, escogiendo el espacio que queremos que ocupe cada una de ellas, distribuyendo la iluminación, la compra y colocación del mobiliario y la confección de un menú que encaje con el gusto de nuestros clientes.
Contratar o despedir al personal de nuestro establecimiento será una de las tareas más arduas. También podemos subir o bajarles el salario según su nivel de trabajo o eficiencia, seleccionar a un cocinero para que sea nuestro aprendiz y así se beneficie de los conocimientos de Armand.
Además, deberemos controlar los ingredientes que usamos en cada comida y su calidad, puesto que habrán de estar al nivel de la exigencia de nuestros clientes. También nos encontraremos con otros chefs o proveedores de distintos alimentos que aparecerán en alguno de nuestros locales para ofrecernos nuevos ingredientes y recetas que podremos adquirir, si disponemos del suficiente efectivo.
Como si todo esto fuera poco, tendremos la oportunidad, cada cierto tiempo, de participar en diferentes concursos de cocina en los que se pondrá a prueba nuestra destreza en los fogones, los cuales nos proporcionarán prestigio, dinero, y nuevas recetas que podremos incluir en nuestro menú cuando queramos.
Sin embargo el juego permite otra opción, si no queremos seguir el desarrollo de los acontecimientos; para aquellos que les guste ir más a su aire, el modo libre, en el cual podremos crear nuestro propio alterego, eligiendo las habilidades de cocina que mas nos gusten, pero esta opción, no brinda tanta libertad como el modo campaña.
El proceso normal es dejar un local completamente equipado e ir realizando pequeñas modificaciones en el menú, la decoración o el número de empleados, según las quejas de los clientes pero no se ofrecen retos nuevos en el modo libre, al contrario que en el modo campaña en el cual tendremos que ir superando una serie de retos y desafíos culinarios.

Nuevos factores
Esta segunda entrega cuenta con muchos nuevos factores y detalles que harán que lo pasemos en grande, mejorando bastante, si cabe, lo que vivimos con el anterior.
Se han incluido nuevas categorías de negocios como las cafeterías y pastelerías, se han ampliado las posibilidades de decoración, infinidad de nuevas recetas, restaurantes temáticos, personajes, unas mejoras que harán mucho porque la experiencia de juego sea más divertida y llevadera.
La jugabilidad se a mantenido, puesto que en la primera entrega tenia bastantes puntos a su favor.
Técnicamente a destacar, la mejora del motor gráfico. Nos encontramos ante un título con una calidad gráfica por encima de la media, en lo que al género refiere.
Negativamente, el sonido es otro cantar .La ausencia de voces en la mayoría de las escenas es un gran punto en contra. Efectos poco variados y un hilo musical monótono,
que poco tiene que ver con el tipo de ambiente: cocina, restaurante o situación en la que nos encontramos. En un juego donde se pasa el 70% del tiempo frente a la pantalla esperando a que las cosas ocurran, no se puede dejar a un lado una buena experiencia auditiva que entretenga al usuario mientras se espera la consecución de los acontecimientos.