Estrena los fogones del recién inaugurado hotel rural Mas Albereda

El cocinero Nando Jubany (Can Jubany, Calldetenes) y el joven hostelero Oriol Casas han recuperado una masía medieval, con más de siete siglos de historia –heredada por la familia de los actuales propietarios, Josep y Miquel Cirera i Puig, en el año 1337), para erigir un establecimiento rural lleno de detalles y delicadeza, el Mas Albereda Hotel, cuya cocina estará capitaneada por el experto cocinero de Osona.

Ubicada a cinco minutos de Vic (Barcelona), en pleno corazón de la comarca del Osona, se ubica esta bella masía de imponente arquitectura que es un compromiso entre lo medieval y la época más floreciente de la casa, que fue en el siglo XVIII. Los arquitectos Albert Rodríguez y Clara Romero han sido los encargados de rehabilitar este edificio y convertirlo en un acogedor establecimiento al servicio de la hotelería y la gastronomía. El hotel cuenta con 19 habituaciones y dos suites con un gran confort, todas ellas con decoración individualizada, conjugando la modernidad con lo rústico. El hotel cuenta demás con piscina climatizada.

Pero el gran gancho de Mas Albereda, además de un entorno natural envidiable, es la cocina. El cocinero Nando Jubany se encargará de los fogones y Marina González de la sala, con capacidad para unas 50 personas. Se trata de un restaurante de cocina de mercado, basada en el producto de la comarca y matizada por el toque personal y de autoría del experto chef catalán. Sus recetas, con claras bases tradicionales, cuentan con un equilibrio perfecto entre historia y modernidad, creatividad y aromas de siempre, como lo demuestra en el bacalao “a la llauna amb samfaina”, o en la sopita de alcachofas.

La cocina de siempre
Nando Jubany (Moianès, Barcelona, 1971) es la tercera generación de cocineros y por eso no es de extrañar que entrara en la cocina cuando era sólo un niño, a los 10 años de edad. Desde siempre se ha caracterizado por su humanidad y calor humano, por su trabajo constante de las bases y por su delicadeza profesional. Es un buen maestro, didáctico y generoso y, como antes fue discípulo –sobre todo de Carles Gaig, su gran maestro-, aplicado y diligente. En otoño del año 1995 abrió su propio establecimiento en Calldetenes, Can Jubany (que cuenta con una estrella Michelin), en donde practica una cocina sincera y de altísima calidad, la cocina del gusto máximo del producto. Desde entonces se ha embarcado en otros negocios hosteleros, como el Mas d’Osor en Viladrau (Barcelona), la Zona Dièsel en Vic (Barcelona), el Serrat del Figaró en Taradell (Barcelona), Cal Turu en Folgueroles (Barcelona), y ahora el Mas Albereda Hotel en Sant Julià de Vilatorta. l
Itzel de Gayán

El perfil
• Nando Jubany nació para ser cocinero un día frío e invernal de 1971 y lo hizo en la sabrosa comarca del Moianès (Barcelona).
• Su manera de hacer, sencilla a la vez que técnica y precisa, lo ha convertido en uno de los cocineros catalanes más relevantes de la cocina del tercer milenio, aunque él prefiera la cocina terrenal y la del buen producto y la de la sinceridad, a la de las estrellas y los sueños.
• Aporta humanidad y calor a los proyectos colectivos y dirige con buen juicio y mano firme su restaurante, Can Jubany (Calldetenes, Barcelona), desde el día de su apertura en el otoño de 1995.
• Es hijo y nieto de hosteleros (sus abuelos adquirieron el primer establecimiento en los años cuarenta).
• Es un buen maestro, didáctico y generoso y, como ha sido antes discípulo, aplicado y diligente, no escatima elogios hacia aquellos que le han abierto el libro del conocimiento, como Marcel, que desempeñó el oficio en Sabadell hasta 1997 y de quien se impregnó de la técnica escrupulosa que aplicaba en la cocina y de un manejo ejemplar y nada común; o como Carles Gaig, maestro y amigo, de quien decía en voz baja: “cuando sea mayor, quiero ser como él”. Sin duda, muchos pensarán incluso que ya el discípulo ha superado en este caso al maestro. l I. de Gayán