Finger foods ¿Con o sin fritura?

Nuggets de pollo, palitos de queso, croquetas, minibrochetas… En España, país de tapeo por excelencia, afirman los proveedores de este tipo de productos, el segmento tiene un buen nivel de desarrollo, presentado como una opción más a la hora de picar. Y siempre con un alto componente lúdico.

Para los hosteleros se trata de productos “convenience” que al estar ultracongelados cuentan con una caducidad prolongada. A lo que añade el director de marketing de la marca Prielá, Jordi Arranz, otro punto a tener en cuenta: “La practicidad se impone cada vez más en las cocinas y esta gama de productos permite rentabilidades superiores a la media por ración, oferta a todas horas del día y un perfecto control de stocks”. Para facilitar la vida al foodservice incluso en esta compañía especializada en precocinados han firmado acuerdos de colaboración con fabricantes de maquinaria para fritura sin humos que ofrecen a los clientes. Así no hay que no haya necesidad de complicadas instalaciones con extractores y salidas de humo.

Los bares y cafeterías tradicionales son destacados por casi todos los proveedores como los principales demandantes de estos productos junto a la restauración organizada tipo quick service y fast casual. Algunas marcas como Eurofrits, con presencia en más de una veintena de países, venden también a cadenas hoteleras, caterings y colectividades. Su portavoz Marisa Navarrete cree además que los finger foods se ajustan perfectamente a otras modalidades como la entrega a domicilio o los campings.

Más ligeros
Su uso principal, aunque no el único, es como aperitivo de elaboración rápida. No obstante, los finger foods también pueden transformarse en entrante o ración combinándolos con patatas fritas, ensalada o cualquier otra guarnición. Arranz es más partidario de la segunda opción: “Es cuestión de combinar y equilibrar el aporte calórico con otros elementos de acompañamiento más ligeros”. Pero a pesar de que los fritos precocinados no están bien vistos, la gente los consume sin demasiados reparos cuando sale a divertirse. Sí es cierto, sin embargo, que la gama de finger foods se ha ampliado con desarrollos en una línea acorde con esta fiebre por lo saludable. Al margen de la calidad del producto en sí y la del aceite utilizado por el restaurador, se tienen en cuenta otros factores. Empresas como Prielá incorporan a su portfolio de finger foods verduras rebozadas como el calabacín y la berenjena,… Estos especialistas en precocinados comercializan desde croquetas hasta bombas de patata pasando por buñuelos y bocaditos que fabrican en diferentes calidades, tipo de cobertura y rellenos. Estos pueden ser de base pescado (bacalao, atún, marisco,….), cárnica o de verdura.

Igualmente, Navarrete, asegura que en Eurofrits son conscientes de la exigencia cada vez mayor de combinar la plenitud de sabor con el componente saludable y por eso desarrollan actualmente productos con base vegetal, de pescado y pollo, reduciendo el componente de grasa y sal y adaptándolos a nuevas formas de preparación más sanas como el horno o la tostadora. La firma cuenta, sin embargo con una gama de productos apta para todos los gustos. Su último lanzamiento son mini croquetas de jamón y entre los más exitosos destacan los nuggets de pollo, los dados de sepia, las rabas de calamar, las croquetas en general, las varitas de merluza y los fingers de pollo.

Enrique Velasco, director de marketing y foodservice del Grupo Sada, una multinacional que comercializa pollo bajo el paraguas de la marca Frichef, desvela que la labor de I+D de la compañía está orientada sobre todo al desarrollo de finger foods asados a los que el hostelero únicamente tiene que dar un golpe de calor. Algunos productos se venden frescos o congelados pero siempre con un número fijo de piezas por formato y pesos fijos por pieza para facilitar la labor de escandallo. Toda la carne, puntualiza, procede de granjas españolas.

La mayoría de los productos de finger foods del grupo especialista en patata congelada McCainn, según Juan Groia, el responsable de marketing para foodservice, están ideados para poder finalizarlos tanto en la freidora como en el horno. El último lanzamiento han sido las alitas picantes y en septiembre saldrán al mercado cinco productos más que se añadirán a los 25 que ya comercializa la multinacional. “Buscando siempre sabores nuevos”, dice Juan Groia. Entre ellos, un pimiento jalapeño cortado en rodajas en tempura.

En esta misma línea, desde la compañía de preparados de pollo Doux, afirman tener conocimiento de que los empanados para freir “se asocian con productos poco saludables por la forma de cocinarlos, con mucho aceite, pero siguen siendo muy demandados especialmente por los niños y jóvenes”. Continúa, “nuestros empanados están listos para calentar y servir sin necesidad de añadir aceite, lo que garantiza un producto más ligero y un sabor más natural”.

La firma Plus Food, también especialista en pollo con su marca Friki reitera que no es incompatible este segmento con la comida sana. “Tenemos un mini filete con un contenido inferior al 9% de materia grasa, muy crujiente incluso en horno (…) Hay productos como las mini brochetas o alitas que son ideales para parrilla o fingers de pechuga de pollo que son tan naturales como las que podamos hacer en casa”, explica el representante de la firma Miguel Martín. Sin embargo, todos coinciden e insisten en que de cualquier modo no se pueden dejar de lado los productos clásicos para freidora. En Plus Food los más éxitosos son los nuggets, crujientes y las Alitas rebozadas Hot. Cabe menciaonar que la empresa, que opera en España desde 2005, ha sufrido recientemente un cambio accionarial al ser adquirida hace tan sólo unos meses por la multinacional agroalimentaria brasileña Perdigao.

Impulso
Lo que resulta complicado es controlar el uso que el hostelero da al producto (mantenimiento de la cadena de frío, el aceite que utiliza,…). Las marcas comerciales aseguran que prestan su asesoramiento y apoyo para que el producto no se desvirtúe por una mala utilización. El director de marketing y foodservice del Grupo Sada especifica. “Todos nuestros productos llevan una ficha técnica donde se aconseja la forma de cocinado”.

También se presta apoyo al restaurador con acciones de marketing que favorecen la rotación. Para Groia, los finger foods cumplen pautas de consumo por impulso. Por eso cree importante la proactividad del establecimiento en el sentido de comunicar a los clientes los productos que disponibles y animar los pedidos. La mayoría del público no sabe lo que es un chilli pepper, por ejemplo, explica Groia, así que en McCainn proporcionan merchandising( portamenús o cartelería…) con imágenes que llaman la atención y potencian así la venta.

A la medida
La restauración moderna es uno de los principales filones de los finger foods y por eso, siempre que el volumen de compra sea suficiente, se diseñan productos exclusivos, además de los disponibles en catálogo. En Prielá, por ejemplo, se crearon hace unos años las bases comerciales para atender al tercer canal y a partir de aquí llegó la personalización. “En algunos casos hay ofertas individualizadas a cada cadena organizada con contratos de desarrollo de su propia gama de finger foods adecuando las coberturas o empanados del producto, el porcentaje de relleno, etc…”, explica Arranz.œl
E.G.G.

Los niños y adolescentes, los reyes del picoteo
El 14,2% de los menores andaluces pica entre horas de manera rutinaria y el 33,9% lo hace en ocasiones. A medida que el grupo de edad va envejeciendo, los porcentajes disminuyen. Así lo muestra la Encuesta nutricional de Andalucía encargada por el Instituto europeo de la alimentación mediterránea (adscrito a la Consejería de agricultura y pesca) a la empresa de investigación Sigma Dos. Se trabajó con una muestra de 9.500 personas.

De este modo, el porcentaje de mayores de 18 años que realizan ingestas entre horas de manera habitual disminuye respecto a los niños hasta un 9,2%, y sólo un 27,1% lo hace a veces. El estudio, referido a la alimentación fuera o dentro del hogar, también desvela que la inmensa mayoría de los encuestados (94%) respeta las tres comidas diarias principales.

www.gruposada.es www.eurofrits.es
www.priela.es

www.mccain.es
es.doux.fr