François Lurton, Michel y Dany Rolland presentan las nuevas añadas de Campo Eliseo y Campo Alegre

20161027_eliseoUbicada en mitad del pueblo de La Seca (Rueda) en una noble casa con un amplio patio, François Lurton, Michel y Dany Rolland acaban de inaugurar la bodega Campo Eliseo Rueda.

Un edificio de reciente construcción, dotado de la última tecnología y de la mejor herencia cultural, que constituye la última piedra de su último y exclusivo proyecto enológico en España. Bodega Campo Elíseo permitirá, a partir de ahora, elaborar vino a 10 metros de profundidad para lograr el reto inicial planteado por los tres prestigiosos vignerons: elaborar dos Verdejos exclusivos que representen lo mejor de Rueda. Un objetivo que ya alcanzaron el año pasado y que vuelven a conseguir con Campo Eliseo 2014 y Campo Alegre 2015. Dos blancos muy especiales, los últimos que no serán elaborados en la nueva bodega, en los que los enólogos han transmitido todo su savoir faire para que revelen todo el potencial de la variedad de la uva Verdejo y la sutileza de sus aromas, su frescura, su capacidad de guarda y su complejidad.

El buque insignia, Campo Eliseo 2014

Elaborado con las mejores vides viejas del llamado ‘Camino del Puerto’ –un terreno ubicado frente a la bodega entre el río y La Seca-, Campo Eliseo es el buque insignia de la bodegade François Lurton, Michel y Dany Rolland en Rueda. De intensidad aromática y equilibrio gustativo, este es un verdejo que tiene todas las características de un gran vino. Cualidades que han logrado los vignerons gracias al profundo respeto con que tratan al fruto durante su transformación y al vino durante su envejecimiento. Así, la nueva añada de Campo Eliseo es fruto de la larga experiencia de Lurton elaborando Verdejos fermentados en barricas de roble, una práctica que implica el uso de nuevas barricas bordelesas de roble francés y la crianza sobre lías. El resultado es un blanco de guarda complejo de edición limitada (sólo se han producido 7.000 botellas de esta añada) en el que las notas a mantequilla y bollería fina toman presencia junto con la fruta blanca madura. Potente y amplio, se percibe su paso por barricas que irá integrándose a la perfección poco a poco en la botella como en la añada precedente.