“La innovación pasa por tener problemas”

El encargado de ahondar para Restauración News en las claves de esta nueva etapa de Mediterránea ha sido Mariano Muñoz, presidente de la compañía, que recuerda que “hace unos años, ante el inicio de la crisis, nos planteamos -como todas las compañías importantes en España- buscar una nueva puerta de negocio donde pudiéramos seguir la expansión y el desarrollo de nuestra empresa. Teniendo en cuenta que Mediterránea, en España, era partner de las constructoras más importantes, que se adjudicaron las construcciones de los hospitales más relevantes en Latinoamérica, decidimos dar el salto a esta zona geográfica con ellas”.

Así, en palabras del propio Muñoz, Latinoamérica representaba una oportunidad de negocio importante para las empresas españolas que pudieran poner valor añadido en dicho mercado, que tuvieran una gran experiencia. “Y nosotros reuníamos esas cualidades”, sentencia Muñoz. “Llevamos establecidos en Chile tres o cuatro años, seis en México, hemos abierto Panamá, como ya sabéis y en el próximo mes (a cierre de esta edición) abrimos Colombia, con lo que estaremos presentes en países donde el PIB está creciendo mucho y se está realizando una inversión importante en estructuras relacionadas con servicios que nosotros podemos llevar a la práctica. La novedad es que, en nuestra implantación en Latinoamérica, no sólo operamos en restauración, que es nuestro punto fuerte en España, relacionada con las áreas de salud, sino que ampliamos nuestra gama de servicios: lavandería, limpieza, mantenimiento, etcétera”.

De hecho, Muñoz no duda a la hora de afirmar que, en la actualidad, Latinoamérica toma a España como un ejemplo a la hora de plantearse su crecimiento. “En España tuvimos un crecimiento importante entre el 96 al 2007 o 2008, doce años espléndidos donde se innovó mucho: aeropuertos, autopistas, hospitales… y ese desarrollo es un poco la imagen de lo que están intentando hacer ellos ahora. ¿Qué buscan cuando nos contratan? Compañías con mucha experiencia, que hayan estado en el momento de crecimiento de este país, que hayan sido partícipes de ese crecimiento, y que tengan experiencia suficiente para ofrecerles lo que están buscando. Y ése es el valor que ofrecemos nosotros. Ellos escuchan nuestras propuestas. Están muy interesados en que se les cuente qué pueden hacer en las distintas áreas en las que están trabajando. Y en eso las compañías españolas que tenemos experiencia, tenemos mucho que decir. Lejos de ponernos trabas, los países latinoamericanos nos reciben con los brazos abiertos si tenemos algo que aportar”, dice Muñoz.

En España, las empresas
Pero la estrategia que se marca en España es distinta. Como señalábamos, el especialista en restauración hospitalaria, tampoco deja de serlo, pero también amplía fronteras, aunque sin acometer en este caso  la misión de entrar dentro del mercado de las facilities. En España, la expansión se impulsará en otro mercado distinto, el de los comedores empresariales. “Como cualquier compañía que pretende seguir creciendo y seguir expandiéndose, hemos decidido entrar en segmentos donde realmente no estábamos, o hemos tenido una presencia muy pequeña. Hace un par de años, decidimos hacernos fuertes concretamente en los restaurantes corporativos, donde además de entrar -y lo estamos haciendo muy bien-, hemos puesto en escena un modelo de servicio, de cara al cliente, tecnológicamente muy avanzado, que nos ha permitido acceder a empresas como Vodafone o Banco Santander”.

De momento, lo que no se plantea en España es expandir el mercado de Mediterránea al de las facilities, a diferencia de la política de expansión que se seguirá allende los mares. ¿Las razones? “Ése es un tema que llevamos planteando desde hace mucho tiempo, pero en España hay demasiadas empresas un volumen de servicios que se ha reducido considerablemente.

En este país ya hay empresas muy potentes que se dedican a eso y, al final, cuando hay demasiadas compañías, la consecuencia en el mercado es que la competencia no es la adecuada. Se maltrata los precios finales. Por eso, en España, no vamos a desviarnos mucho de lo que estamos haciendo”.

Y ese “lo que estamos haciendo” pasa, desde luego, por seguir siendo fuertes dentro del segmento de la restauración hospitalaria, donde, desde hace muchos años, Mediterránea es una de las principales artífices del cambio de mentalidad que deja atrás la vieja idea de que en los hospitales se come, cuando menos, regular.
“En los hospitales españoles se come francamente bien desde hace tiempo”, dice Mariano Muñoz. “En España los servicios relacionados con la salud son de mucha altura –aunque hay excepciones, claro-, ya no se pone en duda. De lo que se trata ahora es de traspasar barreras para añadir elementos tecnológicos que aseguren la calidad y seguridad del enfermo. Intentar llegar a ese nivel en que el paciente no tiene ningún tipo de riesgo; llegar aun nivel tecnológico en que el cliente no sólo coma bien, sino que haya un valor añadido”.

Valor añadido en el que la crisis tiene poco que decir en contra, ya que, según el directivo, en ningún momento ha de ser un factor que predisponga a las empresas a no actuar.

“Las épocas las marcamos los propios profesionales que manejamos las compañías. Nada te predispone a nada. El hecho de estar en crisis no significa que el mercado no te dé opciones, que hagas propuestas nuevas… de hecho, nosotros las propuestas más innovadoras las hemos hecho en plena crisis. Hemos hecho cosas que eran impensables. En el área de la salud, por ejemplo, las mejores cocinas centrales en línea fría las tenemos nosotros. La de Pamplona, por ejemplo, es espectacular. Nos hemos metido en líos, incluso, por hacer y por innovar. Pero la innovación pasa por tener problemas, esa es la grandeza de las compañías: intentar convencer al cliente de que no puede seguir haciendo lo mismo que hacía hace años”.

Crecimiento y capital humano
Bajo estas premisas, la impresión de Mariano Muñoz con respecto al cierre del ejercicio 2014 es muy positiva: “Vamos a acabar el año de forma espectacular en el mundo de los restaurantes corporativos, porque hemos aportado al mercado algo que no había. Seguramente dupliquemos esta rama de negocio. Porque, además, en Madrid está volviendo a haber compañías grandes -300 o 400 empleados- y muchas no tenían ese servicio a sus empleados que les da un valor añadido. Ahora, un restaurante les da imagen, un valor añadido dentro de la propia empresa”, asevera el presidente. Además, desde la firma es probable que se acometa la compra de un par de compañías antes de que finalice el ejercicio, ya que, como explica Muñoz, “el accionariado de la compañía está participado al 75% por un fondo de capital riesgo. Así que, la forma de crecer está muy clara, tiene dos vías: crecimiento corporativo a través de una serie de contratos y, por otro lado, incorporando compañías que podamos comprar. Creo que vamos a comprar un par de empresas este año. Estamos en negociaciones con dos compañías españolas, vamos a intentar comprar dos en nuestro país”.

Una filosofía que se está trasladando a Latinoamérica, donde la marca también negocia la compra de empresas dentro de los países donde se tiene presencia, ya que “para nuestra implantación en Latinoamérica, o vamos estudiando la posibilidad de conseguir clientes, o las posibilidades de compra de alguna empresa que nos posibilite que esa implantación sea más rápida”.

La compañía crecerá pues en España y fuera de ella. Y ese crecimiento se apoyará también, aparte de en el obvio know how acumulado por la firma en sus más de treinta años de andadura, en su capital humano.

“Hoy, desafortunadamente, por la crisis, el capital humano disponible en España es muy bueno. Hay muchos profesionales sin trabajo, con mucha experiencia, lo que nos facilita también la entrada en segmentos donde antes no estábamos. De hecho, hemos fichado nuevos directivos pensando en estos nuevos retos tanto en Latinoamérica como en España. Es un momento ideal para las compañías que tienen posibilidades de crecimiento, porque las opciones de captar directivos y personas con mucha experiencia dentro de nuestro país que, además, están dispuestas a trabajar aquí o fuera, es importante y hay que aprovecharla”. Ana I. García