La Madreña abre su tercer restaurante en Madrid

Salón del restaurante La Madreña del Paseo de la Castellana.
Salón del restaurante La Madreña del Paseo de la Castellana.

Tras poner en marcha dos locales en los barrios de Carabanchel y de Los Metales en Madrid, el grupo de gastronomía asturiana La Madreña ha inaugurado su tercer restaurante en el número 78 del Paseo de La Castellana, en el distrito de Chamartín

El grupo de restauración está dirigido por José Luis Rodríguez y su mujer, Margarita Rodríguez, ambos naturales de Cangas del Narcea. José Luis heredó de su abuela la pasión por la cocina y después de formarse en Le Cordon Bleu y en diversos comedores asturianos y gallegos de Madrid, decidió dar el salto con Margarita en el año 2000 como empresarios con un proyecto humilde con el objetivo de recuperar los sabores de su infancia y ponerlos al servicio de una materia prima excelente, traída directamente del Principado.

Como en sus otros locales, La Madreña apuesta por la cocina de su tierra desde un prisma más moderno y equilibrado. Los propietarios se encargan personalmente y a diario de la selección de productos frescos de primera —ternera roja asturiana, pixín de barriga negra de Luarca, pescados y mariscos del Cantábrico, gamba de Huelva, tomates de la huerta almeriense, espárragos trigueros de Guadalajara o fresas de Jerez de la Frontera, entre otros— y trabajan sólo con distribuidores líderes en España como Balfegó o  Antonio de Miguel. El equipo cuenta, además, con un carnicero propio dedicado en exclusiva a los distintos cortes y elaboraciones que requiere cada pieza.

En su carta no faltan platos fuertes como la fabada asturiana, las fabes con boletus y langostinos, el pulpo a la parrilla con patata revolcona y mayonesa de pimentón, las alcachofas naturales salteadas con jamón y los pescados del día (bacalao, lubina de estero a la bilbaína, merluza de pincho de Burela, atún rojo Balfegó, etc.).

Asimismo, cuentan con un plato emblemático como el  cachopo que elaboran en diez versiones ‘gourmet’—de ternera asturiana del Valle de Somiedo con chorizo a la sidra y queso trufado, de ternera rosada con cecina y queso La Peral, de ternera Black Angus o de solomillo de vacuno mayor— entre las que destaca, por inédita en Madrid, la de merluza rellena de centollo vivo. El gusto por los fondos lentos y trabajados se muestra no sólo en sus guisos, sino en otras propuestas como el chorizo a la sidra (12 horas de cocción), el jarrete de lechal glaseado (marinado en eneldo, azúcar y sal durante 6 horas y cocinado a baja temperatura) o le milhojas de cochinillo.

El nuevo restaurante cuenta con un salón de 430 metros cuadrados y capacidad para 130 comensales que evoca el espíritu hospitalario de Asturias a través del uso de la piedra y de maderas cálidas. Columnas y vigas se ramifican aparentando ser árboles jóvenes, mientras que el impresionante mural de madera de roble que domina la estancia simula leña apilada y nos transporta de inmediato a un refugio invernal.

Asimismo, dispone de una barra retroiluminada, ideal para tomar una copa, en la que funciona una carta con raciones más contenidas: ibéricos, cachopo express, tostas de pan cristal o la hamburguesa de la casa. En este espacio también se puede desayunar desde las ocho de la mañana un chocolate con churros o una tostada premium con jamón ibérico, tomate rallado y aceite Lectus arbequina con D.O.P. Aceite de la Rioja.

Cachopo de ternera asturiana de jamón y queso y cachopo de ternera asturiana con chorizo a la sidra de La Madreña.
Cachopo de ternera asturiana de jamón y queso y cachopo de ternera asturiana con chorizo a la sidra de La Madreña.