Londres sigue dando su sitio a la restauración informal

Una enseña que, nacida en 2008, acaba de abrir su quinto local que, por su ubicación, se codea con establecimientos como Harvey&Nichols o Kinghtsbridge.

Burger & Lobster no admite reservas. Una apuesta que se ha convertido en su mejor campaña publicitaria paara atraer colas de comensales hasta la puerta de sus locales. Locales que también tienen una carta de spirits y sólo tres platos para comer: hamburguesa, langosta al vapor y rollos de langosta. Todos ellos acompañados de frites y ensalada.