Los barceloneses comen fuera con mayor frecuencia que la media nacional, gastan menos en restaurantes, y reclaman más al comprar alimentación online

En Barcelona, la compra de alimentación a través del canal online es una costumbre habitual para numerosos usuarios, que reservan restaurantes, piden comida o realizan la compra por Internet con un nivel de frecuencia alto. Y, si bien el precio ocupa un lugar importante, no se trata de la principal motivación. Los resultados del estudio FoodISDIgital, realizado por Ipsos para ISDI (Instituto Superior para el Desarrollo de Internet), muestran que los consumidores valoran las ventajas de nivel práctico que el entorno digital permite incorporar a su estilo de vida: la flexibilidad de horarios, la posibilidad de evitar desplazamientos y transporte, y la comodidad de hacer pedidos desde cualquier lugar.

20170426_Barna0

FoodISDIgital, estudio que analiza el fenómeno de la digitalización en el sector de la alimentación, ha sido presentado esta mañana por Dionís Guzmán, director de ISDI Barcelona. “El perfil foodie de Barcelona es el de un usuario activo a nivel online, para quien Internet se está convirtiendo en el entorno natural para reservar restaurantes, encargar comida o hacer la compra. Es un usuario exigente, que utiliza diferentes comparadores antes de tomar sus decisiones, y que tiende a reclamar cuando no está conforme con su pedido. Internet ha facilitado herramientas para que no sólo la comunicación, sino también la gestión de actividades diarias se adapten al ritmo de vida actual, permitiendo ganar en comodidad y tiempo. Ahora es el momento de reforzar también otros valores añadidos, para que cada vez más usuarios descubran el potencial y las ventajas que el entorno online les puede ofrecer”, ha explicado Guzmán.

Además, en Barcelona, el 36% de los encuestados come fuera de casa una o más veces por semana. Su gasto promedio es de 33€, un 25% menor al de los entrevistados en Madrid. A su vez, sólo un 7% de los barceloneses pagaría por adelantado, cuando la media nacional está en el doble. Sí que hay quienes optan por un precio cerrado al reservar online, y un dato a destacar es que el 100% de los encuestados en Barcelona han indicado que no han tenido problemas para que se les respetara el importe establecido.

Cuando se trata de escoger restaurantes, la fuente de información más habitual es la opinión de amigos y familiares -el 80% se informa a través de ellos- y después no son muchos quienes comparten su experiencia: sólo el 43%, cuando la media estatal es del 49%.

20170426_Barna1Los dispositivos más utilizados para hacer reservas en Barcelona son el ordenador (48%) y el móvil (44%), mientras que, a nivel estatal, el 50% reserva a través del móvil, y un 6% utiliza una tablet. “Las reservas vía dispositivos móviles marcan tendencia, y ya representan más del 60% de las reservas recibidas en ElTenedor a nivel nacional”, ha explicado Alejandro Lorenzo, responsable de grandes cuentas de ElTenedor.

Pedidos de comida a domicilio

Pedir comida a domicilio se está convirtiendo en una costumbre habitual en Barcelona, y tanto el precio como el tipo de cocina juegan un papel importante a la hora de escoger. El 45% pide comida a domicilio una o más veces por semana, y el principal motivo para escoger un determinado sitio es el tipo de cocina (38%), seguido del precio (31%).

En cuanto al dispositivo más utilizado, sigue siendo el ordenador: el 62% lo utiliza para hacer sus pedidos, mientras que el 23% prefiere el móvil. Este dato contrasta con la media estatal, donde el orden se invierte: el móvil es utilizado por la mitad de los usuarios, y el sólo el 44% opta por el ordenador.

La mayoría de usuarios sigue pagando en efectivo al recibir el pedido (alrededor de un 70%). Ahora, un dato que destaca en Barcelona es que el 25% lo hace con tarjeta en el momento de la entrega, cuando la media estatal es del 11%.

Otro dato curioso es la reacción de los barceloneses ante los costes de envío: el 31% no admite gastos adicionales, y directamente, rechaza el pedido. A nivel estatal, el 44% los acepta, siempre que sean razonables, pero, si se desglosan los datos de Barcelona, sólo lo hace el 19%. De todas maneras, no se trata de una situación habitual: el 50% de los foodies locales dicen que nunca les han intentado cargar gastos de envío.

La compra de alimentación

La compra online también va ganando terreno en Barcelona: el 80% la hace una o más veces al mes, mientras que a nivel estatal esta cifra es del 64%. Las bebidas son el producto preferido (93%), seguidas de los envasados (91%). Pero, a la hora de escoger productos frescos, los barceloneses siguen yendo a tiendas y mercados: sólo el 27% compra frutas y verduras online, y el 23% compra carne y pescado.