Lázaro Rosa-Violán, interiorista de hoteles y restaurantes de moda

Lázaro Rosa-Violán se describe a sí mismo como un “arqueólogo urbano” y un “cazador de estilo”. Aunque estudió Bellas Artes, su capacidad para concebir interiores es más bien instintiva, tal y como confiesa. Su primer proyecto como interiorista fue, precisamente, un restaurante de Ibiza (1990), y desde entonces casi se ha especializado en este sector. Fue por ello que en 2003 creó el estudio Contemporain, ubicado en Barcelona. Según cuenta el interiorista, “lo creamos con la premisa de que escaseaban los bares y los restaurantes bien ejecutados, es decir, aquellos donde la iluminación, el ambiente y la comida se compenetraban para lograr un todo coherente”. “El diseñador de interiores es un actor –añade Lázaro Rosa-Violán-. Debe vestirse y cambiar de personaje, entender las nuevas identidades e integrarlas en la propia”.

Lujo e intemporalidad
Su habilidad para reinterpretar iconos del diseño, un sentido estético con plena conciencia cultural y sus conocimientos técnicos han dado lugar a una cartera excepcional. Las puestas en escena de Rosa-Violán crean una sensación de lujo e intemporalidad. Cada uno de los detalles, sean de mobiliario, textil o de arte mural, convergen con naturalidad, resultando en unos interiores armoniosos que destacan por su confort y un conciso lenguaje visual.

En su particular estilo de moderna simplicidad, Rosa-Violán sabe conjugar materiales distintos, colores y texturas chocantes y piezas de museo con otras adquiridas en tiendas como Zara Home. Huye del minimalismo y acude a la estética y al estilo contemporáneo. Su estilo, que impregna en cada interior que diseña, se caracteriza por la elegancia, en la que refleja su formación plástica y el uso de elementos determinantes.

Entre los materiales que más utiliza destacan desde la madera y la pizarra, al acero –signo de vanguardia, en sus propias palabras- y los azulejos, así como la porcelana blanca, para dar un toque de glamour; mientras que su tejido preferido es la piel. De hecho, Lázaro Rosa-Violán, que confiesa ser un seguidor del maestro del Art Decó italiano Gio Ponti, también firma algunos muebles, forrados evidentemente de piel, como el sofá Roy, “tapizado en piel blanca, el tejido que más me interesa”.

Estudio Contemporain, en Barcelona
El estudio Contemporain, donde trabajan ocho diseñadores industriales, gráficos y de interiores, ofrece un servicio integral, desde el concepto inicial hasta la revisión y la ejecución de los cambios estructurales del emplazamiento, los elementos de diseño y merchandising y el diseño gráfico corporativo. Es esta combinación multidisciplinar la que convence a sus clientes. “Tenemos como objetivo crear interiores ricos y hermosos que, pese a su concepción meticulosa, evoquen un aire de espontaneidad vivida. Consideramos que así se crea una atmósfera acogedora y armoniosa para la visión de nuestro cliente y, a su vez, para los clientes del establecimiento; una atmósfera a la que desearán volver, una  y otra vez”, comenta el interiorista. “Desde nuestro estudio en Barcelona, -añade- hemos creado más de cuarenta interiores destacados y únicos para algunos de los restaurantes más célebres de España, así como hoteles boutique y tiendas, desde alojamientos de cien habitaciones a pequeñas tiendas de delicatessen”. Entre sus clientes más destacados del sector se encuentran el Grupo Andilana (Hotel La Malcontenta, Hotel Trias, Hotel Market, Balthazar, Miu, Dolce Herminia, Basílico, La Rita, Bazaar, La Polpa, Ginger, Public, Felix) y el Grup Travi (Fishop Barcelona, Fishop Platja d’Aro, cuando se inauguraron formaban parte del Grup Travi), así como el grupo hotelero Regina (Hotel Pulitzer Barcelona, Hotel Pulitzer Roma, hotel Pulitzer Buenos Aires). JM.M.