Marcar territorio

¿Cuántos bares Casa Pepe puede haber en España? Todos nos hemos encontrado con dos establecimientos que tienen el mismo nombre, incluso dentro de una misma ciudad. Hay que saber que esto puede causar problemas legales a uno de ellos si la denominación está registrada por el otro, es decir, puede ser denunciado por el “dueño” de esa marca o nombre comercial registrado. Y aunque el citado registro no es obligatorio, lo cierto es que sólo se tiene derecho exclusivo sobre una marca o nombre, si se ha registrado (según el artículo 2.1 de la Ley de marcas).

Esto significa, que para poder utilizar con pleno derecho y sin temor una marca o nombre comercial, primero hay que inscribirlo en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), organismo dependiente del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.
Antes de nada, hay que distinguir entre marca, que es un signo que distingue en el mercado los productos o servicios de una empresa; y nombre comercial que es el signo o denominación que identifica a la empresa misma y la diferencia de las demás empresas que desarrollan actividades idénticas o similares. Marca y nombre comercial no tienen por qué coincidir. En el caso de pequeños negocios normalmente basta con registrar como marca la denominación escogida. Simultáneamente y por el mismo precio se puede registrar la imagen o logotipo.
Las musas han acudido a nuestra llamada y se nos ha ocurrido una denominación para un negocio hostelero que pensamos que cumple todos los requisitos: fácilmente pronunciable, memorizable, suena bien… Tras este momento inspirado, el paso siguiente es acudir a la OEPM para comprobar si esa marca ya está registrada. Sin ir más lejos, en la web www.oepm.es existe un localizador de marcas al que se accede de forma gratuita y en el que se puede ver si la marca ya está registrada, y dentro de qué categoría de actividad. Puede haber dos marcas registradas similares, siempre que no sea dentro de la misma clase o no induzca a error. Por ejemplo, una puede estar registrada en la Clase 15 (instrumentos musicales), según la clasificación que realiza la OEPM y otra en la Clase 25 (vestidos, calzado y sombrerería). En total existen 45 clases que corresponden a diferentes actividades. La Clase 43 corresponde a servicios de restauración y hospedaje temporal. Por lo tanto, un restaurante o bar tendría que inscribirse en esta clase y sólo en ella si su marca no se va a utilizar para otra actividad. El coste del registro depende de cuántas clases se soliciten. Inscribir una marca en una clase tiene un precio aproximado de 150 euros (un 15% menos si se realiza online).
Existen, además, excepciones con las marcas renombradas, las más populares, que cuentan con una especial protección. Así, no se podría registrar una tienda de electrodomésticos con el nombre de Campofrío.

Trámites
Una vez comprobado que no está registrado el nombre (y aunque esto no garantiza 100% que vaya a ser concedida), el siguiente paso es presentar personalmente o a través de representante o un agente de la propiedad industrial, una solicitud – presencial o por Internet – o en los Centros Regionales de Información de Propiedad Industrial de las Comunidades Autónomas, Oficinas de Correos (en sobre abierto, por correo certificado y con acuse de recibo), en las Delegaciones y Subdelegaciones de Gobierno, o en áreas de Industria y Energía. Junto al nombre, se puede registrar un logotipo o imagen.
Los trámites hasta que se conoce si la marca ha sido concedida o denegada duran entre ocho y quince meses desde la fecha en la que fue solicitada. Una vez que es concedida o denegada, esta resolución será publicada en el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial (BOPI).
Si la resolución ha sido favorable,, la protección obtenida con el registro de marca se extiende a todo el territorio nacional. Es posible también, a través de otra solicitud, obtener en la OEPM protección internacional para la marca.
Una marca o nombre comercial se concede por diez años desde su fecha de solicitud, luego debe renovarse.
Hay que tener claro, además, que las denominaciones sociales se inscriben en el Registro Mercantil Central y los nombres de dominio bajo el “.es” en la entidad pública empresarial Red.es, donde existe la dirección de dominios de Internet conocida como ESNIC.