Multa por no celebrar una boda gay

El Ayuntamiento de Madrid ha decidido imponer una multa de 12.000 euros al restaurante La Favorita por “discriminación”, al negarse los dueños del local a celebrar el convite de una boda gay. Los propietarios de La Favorita rechazaron en octubre las acusaciones de discriminación, pero tras la audiencia de ambas partes, el Ayuntamiento dictó, el pasado 28 de diciembre, una resolución que aplica la Ley de Protección al Consumidor de la Comunidad y que concluye que La Favorita cometió una “infracción grave”. La cuantía de la multa es casi el importe más elevado, puesto que la graduación de la infracción permitía que ésta oscilara entre 3.000 y 15.000 euros. l RN