Panera Bread apuesta por el negocio de la pizza

La cadena Panera Bread ha decidido ampliar su rama de negocio extendiéndose hacia el sector de la pizza. Mediante un nuevo producto, llamado Crispani, la compañía prevé aumentar sus ventas entre un tres y un 5%. La firma comercializará Crispani en el menú del 75% de sus locales y sólo después de las cuatro de la tarde, con el fin de introducirse en el negocio de las cenas.

Desde Panera se ha manifestado que las pizzas costarán alrededor de ocho a nueve dólares cada una, dependiendo de los toppings que se le añadan, y que significarán unos ingresos extra de 40.000 dólares a la semana para la compañía, que el año pasado facturó unos 1.500 millones de dólares.