“Si te quedas quieto, lo más probable es que nunca pase nada, hay que arriesgarse”

“Aprincipios de 2010, comenzamos a analizar los consumos y preferencias de nuestro público y detectamos dos cosas: un alto incremento en el consumo de los sabores light, y que el consumo de helado de yogurt se había disparado. Estábamos en ese momento planteando lanzar una línea de prebióticos y entonces surgió la idea de un yogurt helado rico en fibra. Como pensamos que la oferta debía ser mayor, añadimos otros sabores, para tener variedad, y una maquinaria que consiguiese dar al cliente el helado recién hecho. El resultado fue Smöoy, una yogurtería con variedad de sabores, todos ellos ricos en fibra y bajos en grasa”, asegura Nuria Martínez, directora de expansión y gerente de Smöoy.

La crisis económica no invitaba a arriesgar pero confiaron en el proyecto. “Ahora cuando miro hacia atrás me parece un poco locura”, confiesa Martínez Sirvent, “pero en aquel momento nos pareció buena idea. Es una negocio fácil de gestionar, rentable y de poca inversión”. Acertaron en su decisión “el crecimiento de la franquicia es muy positivo, en un año hemos firmado 52 franquicias, de las cuales 26 están abiertas y el resto en trámites”, explica la directora de expansión.

Smöoy no es ajena a la crisis, pero en contra de la tendencia general, está expandiéndose y no tiene vistas de detenerse. “Estamos resistiendo a la crisis porque creo que finalmente la gente de Smöoy ha pensado que si ellos no hacían algo, nadie lo iba a hacer por ellos. Han arriesgado sus ahorros invirtiendo para conseguir ingresos. Si te quedas quieto, lo más probable es que nunca pase nada. Hay que arriesgarse”

La clave del éxito
Para la directora de expansión, la clave del éxito de Smöoy está en “la calidad del producto. Es un helado artesano puesto en una franquicia; ofrecemos yogurt helado, yogurt de frutas y para el que no le guste el yogurt, tenemos helados normales de chocolate y nata, todo ello bajo en grasa y rico en fibra. Complementamos la carta con, Smothies (batidos), y Twister (combinados). Ahora hemos puesto en marcha “Smöoy Hot”, nuestra carta de invierno, con bebidas calientes y postres traídos de diferentes países”.
“Los clientes nos destacan frente a la competencia por nuestro sabor, luego por la oferta, tanto de helados como de topping, por el precio y finalmente por nuestra imagen, que es muy desenfadada y rompedora”, sentencia Martínez Sirvent.

Por otro lado, en lo que se refiere a sus clientes, se trata de “gente joven, de 16 a 34 años, principalmente, aunque es fácil ver a familias enteras, o a gente de más edad con tarrinas de Smöoy.”. Y como tal los productos van orientados hacia estos; para este invierno la cadena, ha creado Smöoy Hot, y el resultado ha sido que “ha tenido una gran aceptación, aunque no por ello se ha dejado de vender helado. En porcentaje aún se sigue vendiendo más helado que bebidas calientes, y es que este yogurt, sigue apeteciendo aún siendo invierno”.

Actualmente Smöoy está presente en siete Comunidades Autónomas diferentes, y para el futuro, la empresa busca “asentar bien las bases, seguir creciendo, y como no, sorprendiendo. No paramos de renovarnos”.

El crecimiento de Smöoy dentro del país ha sido notable, pero ¿qué hay de salir al extranjero? ”Ya estamos en conversaciones, es un paso que hay que dar despacio y seguro, pero se dará”. JSergio López