Skylark, el gigante del lejano oriente

Más de 4.400 restaurantes en Japón y 200 más en algunos países colindantes; una tímida presencia en EEUU que avala el alcance de la cadena; cocina nipona, asiática, occidental; servicio de mesas, fast food, buffet; y casi 2.500 millones de euros de facturación, convierten a Skylark en uno de los mayores grupos de restauración en Japón y a nivel internacional.
Cuando uno repasa los grandes grupos de restauración, con miles y miles de restaurantes, vienen a la cabeza nombres americanos, nombres británicos, enseñas muy comerciales y conocidas cuyos locales todos hemos frecuentado en alguna ocasión. La pregunta es ¿Llegaríamos alguna vez a pensar en un grupo japonés como Skylark?
La respuesta es simple: deberíamos pensar, por lo menos algunos minutos en Skylark ya que, por tamaño, estamos ante un grupo a tener en cuenta. Llevar la riqueza a la vida diaria a través de la comida es el lema bajo el que, todos los días, Skylark, da de comer a millones de personas, no sólo en Japón, sino en algunos enclaves extranjeros, mediante las grandes marcas operan bajo su bandera. En países asiáticos, como Tailandia, Taiwán o Hawai… pero también más allá de esas fronteras: en EEUU, donde ya cuenta con un local que representa a la marca en occidente. Azura, en Seattle, especializado en cocina china, vietnamita, tailandesa y nipona.

Las cifras hablan por si solas. Desde que el equipo abriese su primer establecimiento, allá por 1971, han pasado más de 35 años en los que la compañía ha crecido hasta contar en su haber con un total de 4.637 restaurantes, de los cuales, 4.419 están en el País del Sol Naciente y el resto fuera. Casi 45.000 empleados y más de 379.000 millones de yenes (aproximadamente 2.463 millones de euros) de ventas son otros de los argumentos a esgrimir por los nipones. ¿Cómo? A través de la hábil gestión de varias marcas, con las que cubren casi todo el ámbito de la restauración comercial en los mercados en que se hayan presentes.

Cocina oriental y occidental
A pesar de lo que pudiera pensarse, Skylark reina en Japón extendiendo su campo de acción a varios sectores culinarios. De todas las marcas que operan bajo su estandarte, la enseña que cuenta con un mayor número de locales es Gusto, con más de 1.000 establecimientos. Gusto es una de las marcas del grupo, junto a Jonathan’s, especializada en cocina occidental, en la que se citan calidad y precios razonables. Con servicio de mesa, también cuenta con entrega a domicilio, conocida como Room Service. Por su parte, Jonathan’s podría encuadrarse mejor dentro del segmento de las cafeterías. Su principal seña de identidad: que la mayoría de sus locales permanecen abiertos las 24 horas del día.

Así pues, la cocina de corte occidental es una de las grandes bazas de la cadena, puesto que, también bajo estas características, Skylark posee restaurantes especializados en cocina italiana, como Grazie Gardens o Skylark Gardens. Bamiyan (una de las marcas a apotenciar por el grupo) o su versión S (Bamiyan) se han decantado por la auténtica comida china en Japón y, como no podía ser de otra manera, Totoyamichi, Hachifuku, o los muy populares Yume-an y Aiya, rinden honor a la gastronomía del país.

Pero, dentro de las marcas del grupo no sólo son variados los tipos de cocina que se abordan, sino el servicio que se ofrece en cada una de ellas. Del Room Service o el servicio de mesas de Gusto, pasamos por ejemplo, a Festa Garden, Carnival Buffet o Papageno, que están especializados en Buffet. Por otra parte, el grupo ha entrado en otros proyectos como los establecimientos Flo Prestige, especializado en pastelería o Y’s, un tipo de espacio que, además de ofrecer un extenso menú, aboga por el relax de sus comensales…

De momento, los planes de expansión de la compañía pasan por todas estas enseñas de las que, o bien se abrirán nuevos establecimientos, o se renovarán los ya existentes en Japón o en los países vecinos. En 1996, con la salida del accionariado de la firma yanqui especializada en comida rápida, Red Robin (Skylark había entrado en la cadena a mediados de los 80), se acabó -salvo por el caso de Azura-, con las aspiraciones del grupo de acceder a los países occidentales. Por ahora, nuevas iniciativas de este tipo tendrán que esperar .l
Ana I. García

Objetivos para los próximos cinco años
Según han puesto de manifiesto desde la compañía japonesa, las principales estrategias de negocio a medio y largo plazo, pasan por cuatro puntos clave destinados a conseguir que sus ventas se sitúen en un billón de yenes (6.000 millones de euros) de aquí a cinco años. Para conseguirlo, la firma se apoyará en:
• Incrementar el número de sus restaurantes tradicionales.- Sobre todo de aquellas marcas que todavía tienen un mayor potencial de crecimiento, como Bamiyan y Yume-an, de las que continuarán inaugurándose restaurantes de calidad. Para algunas de sus marcas, como por ejemplo Gusto, con algo menos de dicho potencial, la estrategia pasará por remodelar los restaurantes ya existentes, a fin de convertirlos en una mayor fuente de ingresos para los próximos diez años.
• Expandir la rama de negocio de servicio a domicilio.- Flo Prestige y Hachifuku se convertirán en la clave para implementar el negocio de la comida para llevar. Alcanzando estas dos enseñas una facturación de 10.000 millones de yenes (60 millones de euros).
• Implementar la línea de servicio rápido.- El grupo nipón está preparando una considerable política de expansión en el tipo de negocio basado en el buffet.
• Alianzas y expansión internacional.- De momento, tal y como manifiestan desde la compañía, la expansión estará dirigida a “países asiáticos como Taiwán, Tailandia, China, y, EEUU”. De hecho, hasta el momento, EEUU es el único país no asiático que entra en los planes de expansión de la cadena. España, es, según dicen desde la misma, un objetivo bastante improbable porque “no conocemos la cocina de española y sería muy difícil competir con los auténticos platos nacionales”. l A.I.G.