Un ejemplo de Store Concept: Culture Bière

Naturalmente el nombre no podía ser otro, Culture Bière y su implantación tampoco: el 65 de los Campos Elíseos de París (ver ficha en este mismo número en el reportaje sobre los nominados Les Palmes de Leaders Club). En sus tres plantas, el concepto cuenta con una zona de tienda, donde se pueden comprar todos los cachivaches que a uno se puedan ocurrir para beber cerveza, incluida una máquina para que el usuario haga su propia cerveza en medio de una reunión social o productos de higiene y belleza a base de cerveza.

También se elabora cerveza fresca en la propia tienda, que se envasa en botellas de diseño para take away. Otra de las agradables sorpresas del establecimiento son los sorbetes hechos a base de cerveza.

En cuanto a la carta de cervezas, el servicio del establecimiento comienza por la educación y conocimiento sobre las categorías de dicha bebida para que se puedan catar con fundamento. Además, pueda celebrarse un maridaje con determinados productos y platos gastronómicos. Así las “negras” las recomiendan para platos de caza, quesos azules o postres de chocolate y las ambrée con las quiches, guisos de carne ,quesos como el cantal o incluso con unas natillas de postre.

En la zona de clubbing, además de una singular decoración, donde se proyectan imágenes de acuerdo a un programa de ordenador que hace que nunca exista el mismo ambiente, la carta de cervezas permite montarse una especie de “ combinado de chupitos”, mientras que los grifos de la barra se cuentan con la andaluza Cruzcampo. Hay cócteles como el “mejicano” para seis personas a base de cerveza rubia, tequila, caña de azúcar y zumo de limón.

La oferta de restauración es variada según se elija uno de los tres ambientes del local. Existe una plural oferta de tapas y sushi, pero también se puede degustar un tartare al whisky. Si simplemente se quiere degustar una cerveza, un vaso de 25cl y tres tapas salen por nueve euros.

Un buen ejemplo de cómo aunque el local no gane dinero, se promueve un producto de consumo, de amplia repercusión en la hostelería, cerca de las mejores tiendas de ropa, las casas de automóviles, música o perfumes. Puede que nunca se reproduzca el concepto, pero quien quiere saber de cerveza no tiene porque pisar una planta de elaboración. Culture Bière está bien céntrica.l