Una relación basada en el beneficio mutuo

McDonald’s había decidido apostar por las ensaladas de calidad; Florette podía facilitarle la materia prima. Una materia prima que casi podía servirse, tal cual, al consumidor final. Corría el año 1991; ambas se encontraban y establecían una relación que perdura hasta hoy, y que ha contribuido a engrandecer un poco más a las dos compañías.
¿Qué podía ofrecer Florette a McDonald’s, que no pudiera darle otra empresa? Como expusieron sus representantes durante la pasada edición de Expo Foodservice, organizada por Restauración News, lo principal, una garantía de calidad en sus productos perfectamente controlada desde el inicio. No es sólo que toda la oferta de Florette sea trazable -que su trayectoria pueda seguirse desde la semilla hasta la entrega- sino que, aparte, dentro del mismo grupo, la compañía cuenta con Pentaflor Hortícola, una empresa dedicada única y exclusivamente al cultivo de sus materias primas. Si a eso se le suma el hecho de que la firma francesa se encuentra en vanguardia de las tecnologías de cultivo, fabricación y envasado; que la capacidad de gestión de la producción y su logística, son inmejorables; y que lo mismo puede decirse de la cadena de frío a la que se somete el producto (siempre entre uno y cuatro grados), el éxito estaba asegurado.

Beneficios para las dos
Actualmente, Florette da servicio a 365 restaurantes de McDonald’s en España y 120 en Portugal. ¿En qué ha beneficiado esta relación a la cadena norteamericana? En varios aspectos: por una parte, Florette ha contribuido mediante su oferta a mejorar sustancialmente la facilidad de las operaciones de los restaurantes McDonald’s y homogeneizar el producto. Por otro lado, la relación no sólo se ha ceñido a ese suministro, sino que se han aportado otros servicios: por ejemplo, Florette ha establecido un call center específico para McDonald’s, o se ha desarrollado una estrecha colaboración en distribución de productos de otros proveedores, aprovechando las sinergias logísticas.

Pero McDonald’s no ha sido el único favorecido con el acuerdo. Como en toda buena relación, también Florette ha participado de los beneficios de contar con un aliado de la talla del gigante americano. Éste le aportaba no sólo estabilidad en cuanto a volumen de negocio, sino que, en cierta medida, también le extrapolaba sus estándares de calidad a lo largo de los años y contribuía a su desarrollo logístico, al tiempo que ayudaba a hacer posible la consecución de varios retos: la introducción en las ensaladas de nuevas referencias, como la rúcula, o el desarrollo de la ensalada premium, con ocho variedades distintas de lechuga, más zanahoria en una misma mezcla.

¿Por qué la IV Gama?

Desde que en 1991, Florette-Vega Mayor comenzase su relación con McDonald’s España, ha transcurrido un tiempo en el que hablar de IV Gama en hostelería es poco menos que el pan nuestro de cada día. ¿Por qué apostar por esta tendencia? Las razones de Florette son casi incontestables:

• Porque sus productos son naturales, no contienen aditivos ni conservantes. Son totalmente frescos y listos para su consumo inmediato.
• Ofrecen garantía sanitaria.
• Ahorran espacio de almacenamiento.

• Reducen la necesidad de mano de obra en la preparación de los ingredientes, que pueden pasar a emplearse en el ‘montaje’ del producto final.
• Simplifican los procesos de trabajo en una cocina altamente estructurada y planificada.
• Aseguran un total rendimiento de la materia prima.
• Escandallos de producto final muy claros e invariables en el año. l