Los bares del metro de Barcelona protestan contra la Ley Antitabaco y permiten fumar a sus clientes

El Gremi de Restauración ha hecho público su apoyo a los empresarios, y ya solicitó hace algunas semanas a un buffete de abogados, un informe jurídico sobre la situación de estos negocios. Este informe considera que los bares del metro no se pueden regir por la Ley de Transporte sino por la de Arrendamientos Urbanos al tratarse de alquileres y no concesiones, lo que asimilaría los locales del metro a los bares de superficie y por tanto, se podría permitir fumar, si esta fuera la opción deseada por el restaurador.

Este mismo informe concluye que Transportes Metropolitanos de Barcelona no tiene potestad sancionadora en materia de la ley antitabaco, lo que le desautorizaría a multar a los bares que permitieran el tabaco en sus instalaciones. Con la intención de solucionar el conflicto lo antes posible, Gremi y TMB han decidido de mutuo acuerdo solicitar un dictamen definitivo al Ministerio de Sanidad y al Departamento de Salud Pública.

Hasta que esta resolución no se conozca se podrá fumar en los bares del metro, siempre y cuando los empresarios hayan retirado la rotulación pertinente o el establecimiento haya decidido declararse libre de humo. Los afectados se han mostrados satisfechos con esta medida y esperan que el dictamen definitivo además de favorable a su petición, sirva para equipararlos a los establecimientos de restauración habilitados en las estaciones de Renfe en Cataluña y a los que si se les ha dado la opción de dejar fumar en sus instalaciones, siempre y cuando exista un compartimiento que los separe del vestíbulo.