El restaurante de un metro cuadrado de superficie

Este servicio está dominado, en su mayor parte, por las bebidas calientes, ya que el consumo en vending de este tipo de productos se calcula en más de diez millones de servicios. No obstante, los datos indican que las bebidas frías comienzan a ‘comerles terreno’ puesto que en la actualidad, la venta de bebidas frías en máquinas de vending ya supone el 30% de la oferta junto con los platos calientes y sándwiches.

Y es que en un metro cuadrado se puede encontrar de todo, gracias, sobre todo, al trabajo de la gran familia del vending: los fabricantes de maquinaria, monederos, y de papel y envases para alojar los productos a consumir que son servidos por proveedores y distribuidores de alimentos de consumo.

Pero hay más. Hace tiempo que el sector de vending está comprometido con los principio del desarrollo sostenible. Los fabricantes de máquinas están adscritos a las normas WEEE, RoHS y a la EVA EMP en materia de certificación. Un buen número de empresas desarrollan programas de reciclado, aplican normas ISO 14001 y en materia de green vending trabajan con gases de frío no contaminantes y con envases biodegradables o PET para las bebidas; hay ya máquinas que trabajan con energía solar o leeds y están programadas para reducir los consumos, cuando entran en franjas horarias de no uso.

El ABC de las ventajas de las máquinas de vending
Rapidez y conveniencia.

24/24h y 7/7 días.
Versatilidad de productos a vender y para adaptarse a clientes individuales y colectivos.

Variedad de medios de pago.
Máquinas limpias, higiénicas, seguras y siempre a la correcta temperatura.
Marcas conocidas son ofrecidas desde las máquinas.
Medio de relación social y de convivencia.
Facilitan energía para los que trabajan en las empresas.
Negocios con financiación flexible(alquiler, venta o leasing).

Encuentro en Estoril
Los pasados 14 y 15 de abril, se celebró en Estoril (Portugal), la quinta edición de EurOps, organizada por la Asociación Europea de Vending. Este evento contó con unos 110 participantes, de los cuales, el 60% eran operadores y el 32% proveedores (de maquinaria, de productos para las mismas, de sistemas de pago…) y, en esta ocasión, de forma poco usual, los participantes procedían de las más diversas nacionalidades, destacando la presencia de españoles y alemanes.

Después del evento, los participantes realizaron un pequeño crucero por el Río Targus, desde donde contemplaron unas maravillosas vistas de Lisboa y sus alrededores.