Ahora, Sandwichforum

Ese mundo que ha revalidado su saber hacer durante la crisis económica, gracias a los dinámicos componentes que reúne y a los que le hemos querido reconocer su contribución a la restauración moderna con el lema de “En la encrucijada de las tendencias culinarias”.

A algunos lectores les parecerá que el título es asaz pretencioso. Pero ¿es que acaso una buena ensalada o un sugestivo bocadillo, ya sea con pan polar, pita o bagel -quizá de hogaza-, no genera tantas emociones como un sofisticado plato firmado por un mediático chef?
Ya deben saber que el evento se compone de tres partes bien diferenciadas: la exposición, donde un reducido grupo de empresas nos premian con su fidelidad (pese a las malas copias de corren por ahí y que quieren jugar a caballo ganador, pero con un penco; eso sí, bellamente enjaezado). En segundo lugar, los concursos, donde los responsables de I+D+I siempre quieren transferir tecnologías. Y finalmente, las conferencias, donde se trata sobre la evolución del mercado, conceptos de restauración y modelos de negocio.

Con ese dibujo, Sandwichforum es uno de los pocos eventos de nuevo cuño, capaz de captar la atención, a la vez, de directores comerciales, responsables de nuevos productos y directores de marketing.
¿Cómo convencerles de que deben marcar la fecha de Sandwichforum en sus agendas electrónicas o en la moleskine. Esta revista se caracteriza por su osadía. Vean si no el nuevo formato de Expo Foodservice, que ha costado algún que otro disgusto. Y ahora, quiere y lo va a conseguir, que el evento del 4 de noviembre, sea la cita de los profesionales que creen en el poder del snacking: regenten un gastrobar o un camping; un hotel o un corner en la estación de tren.

Ellos saben que bocadillos y ensaladas, bebidas o postres, son notas en el pentagrama de la sociedad moderna cuyos momentos y motivos de consumo varían permanentemente. Por eso, el programa de Sandwichforum contempla, desde situaciones de “vuelta a las raíces”, hasta respuestas a la demanda considerada como tecno-lúdica; la cual bordea la frontera con todo aquello que transgrede lo tradicional, en aras de lograr placer y bienestar; el cual, a su vez, llega a lo órgánico, biológico…elementos clave de una política de desarrollo sostenible; sin olvidar los rasgos de una cocina chamánica que, valorando lo salvaje, lo natural o desconocido, nos permite presentarles un pan “carasau” de la sarda isla italiana o los orígenes de la chapatta, quizá, procedentes de los hornos tandoori, en el marco de un orden cósmico que otorga a los alimentos y en este caso a los bocadillos o las ensaladas, aires de dimensión sacra.

Sigan con interés el desarrollo y desenlace de Sandwichforum. Vamos a por los siete años de contribuir a levantar una nueva restauración alternativa, que no gozaba de credibilidad hasta que, con motivo de la actual crisis que padecemos, me reitero, la sociedad ha sabido reconocer su capacidad para crear valor.

Valor, por cierto, que poco tiene que ver sobre los elementos que hasta ahora componían la denominada value equation y que nos ha llevado desde el value menú al wellness menú. Léxico éste del mundo de las cadenas de restauración de cuya temática hemos dicho que, hoy, no toca hablar. J