Compass se hace un ‘lifting’

Habrá que esperar a la llegada del nuevo consejero delegado, Richard Cousins, para averiguar si el proceso de desinversiones por el que Compass Group viene apostando desde septiembre pasado continúa o no. De momento, la firma ha traspasado su filial de coBranding, SSP, y el 90% de European Inflight, dedicada a dar servicio a viajeros, para centrarse en el negocio de catering.

Como han manifestado desde Compass Group, la estrategia empresarial no cambiará por lo menos hasta finales de noviembre, cuando el nuevo consejero delegado de la compañía, Richard Cousins, haya tenido la oportunidad de revisar los resultados obtenidos e incluya en ellos sus puntos de vista. Pero, de momento, la firma británica no prevé operaciones de la talla de las que ya se han realizado: las ventas de Select Service Partner y Creative Host Services (SSP), y el 90% de European Inflight Catering (Inflight). Ventas que no han estado exentas de polémica, ya que a lo largo de todo el ejercicio pasado, Compass ha tenido que soportar diversas críticas a su gestión, entre las que llegó incluso a especularse con la posible venta del total del grupo. A pesar de todo, desde éste se afirma que el objetivo de la desinversión es centrarse en el negocio clásico del catering y continuar generando crecimiento para los accionistas.
“Las ventas de SSP e Inflight han estado en línea con la estrategia de traspasos de las ramas de negocio que no pertenezcan al núcleo de Compass. No hay contempladas más operaciones similares en un futuro próximo. Éstas dependerán de la revisión que haga Richard Cousins de la marcha del ejercicio”, explican desde la firma.

Los traspasos
Según las previsiones realizadas desde Compass, el pasado mes de junio se habría completado el traspaso de SSP, líder en el mercado de las concesiones de servicios de catering en viaje. Presente en 26 países, SSP presta servicio a recintos enclavados en aeropuertos y estaciones de ferrocarril, unos servicios que quedarán en manos de Macquarie Bank y la compañía de fondos de inversión EQT.

La venta ha consistido en una operación combinada mediante la cual, Moto (catering en gasolineras) quedaría -menos la parte italiana- en manos de un consorcio liderado por Macquarie Bank. El resto de negocios de SSP serían controlados por EQT. No obstante, Compass Group retendrá una pequeña parte, concretamente la situada en Japón y Portugal, alegando que éstas están muy integradas en el grupo. La venta le ha reportado al grupo inglés la cantidad de 1.822 millones de libras (2.641,90 millones de euros) que se dedicarán a varios fines.

Por una parte, 500 millones de libras (725 millones de euros) se destinarán a un programa de recompra de acciones que se llevará a cabo en un plazo de 12 a 18 meses. Otros 275 millones (398,75 millones de euros) irán a parar al fondo de pensiones de Compass en Reino Unido. 143 millones de libras (207,35 millones de euros) serán utilizados para adquirir el 51% restante de Levy Restaurants en EEUU, tal y como la compañía británica anunció en enero de este año. El importe restante financiará parte de la deuda de la empresa.

Junto a la venta de SSP, Compass Group se ha desprendido del 90% de European Inflight Catering, que opera en nueve países de Europa, aunque no se ha especificado quién es la compañía compradora. La venta le reportará a Compass 57 millones de libras (82,65 millones de euros).

Recuperar los beneficios
No obstante, Richard Cousins, que accede al cargo de consejero delegado este mes, tiene por delante una dura tarea. Con el objetivo de elevar sus beneficios, la compañía ha realizado recortes de 200 puestos directivos y ha reducido a cuatro sus ocho divisiones para, de este modo, acelerar el proceso de toma de decisiones.

A los factores internos hay que sumarles otras variables, como la pérdida de los contratos militares en Medio Oriente; la subida de precios, que ha encarecido los equipos; o la polémica adjudicación del contrato con Naciones Unidas para dar servicio a las fuerzas de paz de la ONU en Liberia y Eritrea, que le ha valido a Compass el enfrentamiento –incluso en los tribunales- con dos empresas competidoras… los efectos de todo se han dejado notar en los resultados ya que, durante el primer semestre del año fiscal, el beneficio descendió un 9,4 por ciento, pasando de 203 millones de libras (294,35 millones de euros) en los primeros seis meses del ejercicio 2004 a los 184 actuales (266,8 millones de euros). Richard Cousins y su equipo intentarán impulsar las cifras basándose en los negocios clásicos de catering, de entre los que el servicio de comedor en los colegios continúa siendo la principal oportunidad de negocio.
“El nombramiento de Richard Cousins ha sido bien recibido por los analistas, accionistas y medios de comunicación. Es un profesional con mucha credibilidad y una buena trayectoria y trae con él una gran experiencia en hacer crecer negocios y crear valor para los accionistas”, sentencian desde Compass Group.