La conquista del Albariño

La albariño se cultiva principalmente en las subzonas del Valle del Salnés, el Condado de Tea, El Rosal y Sotomayor, todas ellas integradas en la Denominación de Origen Rías Baixas. Se trata de tierras con una altitud generalmente inferior a los 300 metros, próximas al mar y asociadas a los tramos inferiores de los cursos fluviales, lo que condiciona sus características climáticas de influencia atlántica. El clima, unido a la morfología de los suelos, proporciona a las uvas unas características propias de aroma y frescura.
Esta variedad se caracteriza por su bajo rendimiento y por su escasez relativa, factores que la convierten en un fruto codiciado. Otro rasgo de esta uva es que la perfecta armonía que se consigue entre su acidez y dulzor hacen que sus vinos destaquen por su frescura, juventud y personalidad.
Y para muestra la añada 2008 de Cadoiro de Teselas, que se acaba de lanzar al mercado. Se trata de un albariño sugerente, con carácter y personalidad. Además, posee una gran potencia aromática, sin renunciar a una estructura que permite que el vino evolucione en botella de una manera sorprendente.
Por sus características, este albariño es ideal para acompañar ensaladas variadas, pescados, ahumados, arroces y las combinaciones de éstos con vieiras, cigalas o algún otro producto de referencia de la alta gastronomía gallega, sin olvidar numerosos platos de la gastronomía japonesa..l