Los rusos desembarcan en la restauración española con el restaurante-club Moskva

Moskva (Moscú) es el nombre elegido por la colonia rusa en España para entrar en el sector de la restauración. Desde la empresa Barcelona Rusa, que coordina el turismo y los negocios rusos en nuestro país –unos 700.000 rusos residen en España, a los que se suman los casi 500.000 turistas anuales-, con la gestión propia de una inmobiliaria, una constructora y un tour operador cien por cien ruso, se implantan ahora en la hostelería con un concepto integral de ocio y gastronomía.

El primer restaurante, abierto el pasado junio en la céntrica Gran Vía barcelonesa –a la altura de la Universidad de Barcelona- servirá de prototipo para lanzar una cadena de restaurantes por las principales capitales españolas –principales para los negocios y turismo rusos, es decir, Madrid, Marbella, Alicante, incluso Lloret de Mar, en Barcelona-, e incluso, no descartan crear una franquicia para un mayor crecimiento y expansión por la geografía nacional.

Moskva es un local pensado para el cliente ruso, con una oferta gastronómica rusa al cien por cien, prensa y libros en lengua rusa y canales de televisión también rusos. “Queremos que sea algo más que un restaurante, una especie de club social y cultural, por eso en la planta baja creamos una zona de ocio, de relax, con sauna rusa y zona de restauración de lujo, muy exclusiva, para que nuestros clientes pasen una verdadera jornada rusa, es decir, puedan estar desde la mañana a la noche sin salir del local, relajándose, conversando y comiendo”, cuenta Alexander Chufarovskiy, responsable de Barcelona Rusa, y por tanto, del restaurante Moskva. Se trata del lujo y la ostentación rusa en su máxima expresión, pero enclavado en el corazón del barrio comercial, turístico (de mochila, no de lujo) y estudiantil de Barcelona.

Por lo que respecta a la oferta gastronómica, Moskva apuesta en su primera planta, a pie de calle, por especialidades de cocina rusa de fácil elaboración: pasteles, hojaldres, crepes, ensaladilla, etcétera; mientras que en la zona exclusiva o “vip”, como le gusta remarcar a Alexander Chufarovskiy, se ofrecerán especialidades basadas en productos de lujo: caviar, pescados nórdicos, y otros manjares de su país. La cocina del establecimiento está dirigida, sin embargo, por un cocinero de origen italiano, Marco Farazo, quien tras una inmersión en la cultura y gastronomía rusa y de los países de la ex URSS, ha diseñado la carta del Moskva.
“Nuestro principal objetivo es mostrar una idea diferente de lo ruso, promocionar nuestra cultura y nuestra cocina a los españoles, y acoger a los turistas y residentes de origen ruso, para que se sientan como en casa”, añade Alexander Chufarovskiy. Cabe destacar, asimismo, que Barcelona Rusa colabora directamente con la embajada y el consulado ruso, por lo que clientes y promoción no les faltan. l I.Gayán