Mitchells & Butlers tampoco compra Spirit

Las razones que se argumentaron desde Punch Taverns para abandonar los planes de compra que se habían fraguado sobre el rival Mitchells & Butlers eran que no poseían el suficiente interés de cara a crear valor para los accionistas. Así, la firma presidida por Giles Thorley se retiraba del proceso, aunque se argumentaba que no del todo, puesto que van a estudiarse otras opciones que implicasen a terceras partes. Pero, entonces, la historia daba un vuelco inesperado.

Pocos días después, el rival, M&B, anunciaba su interés por hacerse con Spirit, al tiempo que planes para conseguir financiación a costa de vender un porcentaje minoritario del grupo a una compañía de capital riesgo. Al final dicha operación tampoco resultó y, las relaciones entre los dos operadores se enrarecieron algo, al acusar Punch a M&B de esforzarse para comprar Spirit como medida para resolver sus problemas económicos. Aún así, M&B, que mantenía que se encontraba en conversaciones avanzadas con una firma de capital riesgo, afirmaba que continuaba interesada en comprar Spirit Group, a pesar de Punch Taverns.

La réplica del grupo rival no se ha hecho esperar: “Spirit no está en venta. Ofrezca lo que ofrezca M&B por él. El grupo no es una solución a los problemas económicos de M&B, en detrimento de los intereses de nuestros accionistas”.

Al cierre de esta edición, la historia sigue abierta, aunque los analistas coinciden en señalar que M&B tiene menos del 50% de posibilidades de adquirir Spirit, que ha sido valorado entre los 700 y 800 millones de libras (entre 868 y 992 millones de euros). l A.I.G.