Posicionamiento e imagen del profesional de sala

En la actualidad al profesional de sala se le ve como el mero transportador de platos y no como la figura de años atrás, de verdaderos profesionales en sus trabajos y que realizaban platos a la vista del cliente, demostrando así su valía.
Esa falta de mano de obra, sobre todo de profesionales españoles, ha hecho que cada día se contraten mas inmigrantes –muchos de los cuales, a veces, ni tan siquiera hablan correctamente nuestro idioma-. Hay que recordar que años atrás para su desempeño se debía conocer otro idioma. Aunque es una Profesión, donde el profesional de toda la vida destaca, valorándose su trabajo, creo que podemos recordar a gente muy destacada.
No es un sector que se caracterice por la cantidad de personas que se apuntan a Escuelas de Hostelería, los futuros alumnos ante la gran falta de alicientes se dirigen a otros campos de la hostelería más prometedores -como es la especialización en cocina-.
No debemos de olvidar que es la profesión que más puestos de trabajo genera, motivado por la gran cantidad de empresas de restauración existentes.
La falta acuciante de profesionales se ve motivada por diversos problemas como la falta de motivación en el profesional de toda la vida; la remuneración salarial; el intrusismo; los horarios de trabajo; la falta de reciclaje al personal ocupado; la falta de apoyo e impulso de los medios de comunicación sobre esta especialidad; la precariedad de medios en las escuelas de hostelería; unos planes de estudios formativos, cada día peores; el escaso interés de las distintas federaciones de comercio, turismo y hostelería sobre el profesional de sala; la falta de información del sector hacia el profesional; y el nuevo plan de formación antiguamente llamado FORCEM ha dado mas protagonismo a las empresas de gran tamaño entre ellas (asociaciones empresariales, sindicales… ), lo que hace que el empresario de tipo medio no vea viable dar cursos de reciclado o formación a sus empleados.
Estos problemas requieren soluciones concretas, como:

• 1. Creación del carnet de profesional, obligando a los propietarios de nuevos establecimientos que cuenten con la figura oficial del Profesional de Sala, al igual que se hace en los hoteles con la figura del director titulado.
• 2. Dignificar la figura del maître dando títulos a los que demuestren su profesionalidad -como parte de la motivación a su esfuerzo después del ejercicio de su profesión-.
• 3. Remuneración salarial acorde con la valía y el trabajo realizado, los convenios colectivos del sector, aunque reflejan las categorías, no así se establecen los tramos y los sueldos a percibir.
• 4. Horarios de trabajo más serios y razonables. La falta de una buena estructura de horarios hace que los futuros profesionales se decidan a buscar otro tipo de empleos más estables.
• 5. La profesionalidad del sector y el reconocimiento hará que cada día se encuentre menos intrusismo en la profesión -y así suprimir la frase “cualquiera vale para ser camarero“-.
• 6. Reciclaje del personal que trabaja. Se aprecia la falta de cursos de reciclaje dirigidos a los profesionales del sector.
• 7. La falta de interés en los medios de comunicación por el sector hace que esta profesión no exista, destacando otras dentro de la hostelería -la cocina más que la sala– aunque desde hace algunos años se aprecia un empuje importante en la figura del sumiller, no olvidándonos que es un puesto mas de la sala.
• 8. En la captación de alumnos para que desarrollen su futuro en el servicio de sala, no se les informa bien cuando deben de elegir sus estudios.
• 9. La preparación de los alumnos en las Escuelas de Hostelería necesita más tiempo de aprendizaje, frente a los actuales planes de estudio.
• 10. La falta de interés por distintos organismos: las federaciones de hostelería y la falta de información al profesional sobre datos a cerca de su trabajo, formación, cursos de reciclaje, charlas, conferencias…
• 11. Sería de vital importancia ayudar e incentivar a la empresa para contratar la figura de Aprendiz. Esta figura casi desaparecida tanto en hoteles como restaurantes, sería la base fundamental a la hora de tener una buena cantera de profesionales en un futuro.

Un papel destacado es el que realizan las asociaciones profesionales del Sector de Sala, bajo las diferentes denominaciones o siglas que dan cabida a todos los profesionales del sector incluyendo también a los alumnos de las escuelas de hostelería y jubilados. Entre sus objetivos están el potenciar la profesión mediante la promoción, formación y la reivindicación social, con el fin de optimizar el puesto del Profesional de Sala en el sector servicios. Intentando recuperar el prestigio perdido hasta alcanzar la ilusión del que es “la primera y última imagen “que se lleva el cliente en los distintos establecimientos.
Se ha apreciado desde hace poco tiempo el interés que se ha despertado hacia el colectivo, por parte de organismos e instituciones oficiales, motivado por el número de personas que abarcan esta profesión.