“Repsol ha implantado conceptos de foodservice en unas doscientas tiendas”

El crecimiento medio en ventas de esta división de negocio de la petrolera se acerca al 10% en los últimos años. En muchas de ellas (unas doscientas hasta el momento), se están implantando conceptos de restauración.
Cerca del 85% de las estaciones de servicio del Grupo (Repsol, CAMPSA y Petronor) cuentan con tienda de conveniencia. Los conceptos de foodservice en dichas tiendas se desarrollan dentro de la estrategia de la Dirección Ejecutiva de Marketing de Europa, a la que a su vez pertenece la Dirección de Estaciones de Servicio España, y el Área de Desarrollo “Non-Oil”. Su principal responsable es José Mª Potenciano.

¿Qué filosofía comercial subyace tras la implantación de tiendas en las estaciones de servicio?
A la hora de realizar sus compras, el cliente centra su atención en aspectos como la atención del personal, la rapidez y la proximidad. La orientación de las tiendas de conveniencia de Repsol está enfocada hacia la satisfacción del cliente. La práctica totalidad de las estaciones de servicio de la red Repsol tienen tienda con las marcas Sprint o Basic, con distintas versiones que van desde el free-standing hasta la cafetería o el corner de café.

¿Cómo se implantan servicios de cafetería y restaurante en las estaciones de servicio?
Una de las más recientes novedades es la gama de conceptos de foodservice que Repsol ya ha implantado en cerca de doscientos establecimientos. Los diversos conceptos se adaptan a requerimientos del cliente que van desde ‘tomar algo’ a ‘comer sano y rápido’, pasando por el tradicional café con una pieza de bollería. Estos servicios están integrados dentro de la propia tienda, lo que garantiza el aprovechamiento de las sinergias y la homogeneidad.

¿Hay una tendencia a separar las tiendas de conveniencia de las estaciones de servicio y gasolineras?
Diferentes marcas de distribución han realizado experiencias piloto en el sector de conveniencia, el cual es realmente complejo porque, aunque se enmarca dentro del retail, presenta una problemática propia. Por ello no existen muchas cadenas de conveniencia estructuradas. Repsol sí dirige su estrategias al desarrollo de los diversos conceptos de conveniencia existentes.

¿Cómo definiría el interiorismo de las tiendas Repsol?
Las tiendas de conveniencia de Repsol tienen un diseño propio que ha evolucionado deprisa a lo largo de esta década y que hoy podemos considerar puntero, no solamente en nuestro país sino también a nivel mundial. Según el segmento del foodservice al que pertenezca la tienda y las necesidades de la clientela, implantamos tiendas cuyos factores determinantes son un lay-out coherente con la disposición del edificio, un mobiliario ‘operativo’ para el personal, pero a la vez acogedor para el cliente, y unos surtidos adaptados al entorno de la tienda.

¿Cuáles son los principales surtidos de las tiendas?
Las familias que tienen más relevancia son las de impulso que, como es natural, son una parte esencial de nuestro calendario promocional. Éste es elaborado en estrecha colaboración con nuestros proveedores más significativos.
¿Qué papel juegan los bocadillos y ensaladas?
Bocadillos, sándwiches y ensaladas forman parte de una de las familias que mayor desarrollo están experimentando, pero además tenemos un surtido formado por recetas y envases exclusivos.

¿Cómo segmentan la clientela?
Dado el tamaño de nuestra red, una de nuestras principales características es la capilaridad. Tenemos, por tanto, establecimientos en toda ubicación imaginable, cada uno con un perfil de cliente bien estudiado y, naturalmente, segmentado. En Repsol hemos realizado estudios de mercado que nos han permitido segmentar la oferta no solamente de la tienda de conveniencia, sino también de sus diferentes conceptos de foodservice, cada uno con su aspecto, surtido y política comercial propios.

¿Qué promociones les ofrecen?
En cuanto a las promociones, se trata de un importante eje estratégico de la política comercial de Repsol. La complejidad de nuestra red hace que queden remarcados dos aspectos críticos: el éxito comercial de las promociones y la comunicación de éstas a las estaciones de servicio. El área de foodservice tiene promociones específicas, que son segmentadas en función del concepto implantado.