Snacks, cómodo, fácil y saludable

Por qué? Según datos de la Asociación de Fabricantes de Aperitivos (AFAP), la principal razón es la permanente apuesta innovadora de las empresas del sector. “El esfuerzo de la industria por adaptarse -con nuevos productos, formatos y sabores innovadores- a las necesidades del mercado nos ha ayudado a afrontar la contracción en el consumo con buenas expectativas”, explicaban en su momento desde la patronal.

Así, las empresas que trabajan en este sector en España vendieron en 2012 cerca de 285.000 toneladas de productos de aperitivo. Los datos de 2012 confirman que los frutos secos vuelven a ser la categoría que concentra una mayor cuota de mercado con un 55% de las ventas, seguida por las patatas fritas que registran un 20% de las mismas. En el resto, se sitúan diferentes categorías de aperitivos entre los que destacan los elaborados a base de cereales (palomitas de maíz, aperitivos fritos, extrusionados y pellets, etc.) y los horneados de pan.

Unos datos que difieren un poco de los presentados por DBK, filial de Informa D&B (Grupo CESCE). Según dicha consultora, el año pasado, el mercado de frutos secos y snacks cerró el ejercicio con un valor de 1.895 millones de euros, lo que supuso un incremento del 1,3% respecto a 2011, variación similar a la registrada en este último año.

La razón principal del crecimiento del mercado es el dinamismo en el lanzamiento de variedades de mayor valor unitario y el traslado a los precios finales de venta de parte del aumento del coste de las materias primas.

Por segmentos, las ventas de snacks mostraron el mayor dinamismo, registrando un incremento del 2,4% en valor, hasta alcanzar los 635 millones de euros, lo que supuso el 33% del mercado total.

Los segmentos de frutos secos y patatas fritas, por su parte, se situaron en 690 y 570 millones de euros, respectivamente, contabilizándose en ambos casos tasas de variación inferiores al 1%.

Estrategias
El creciente poder de negociación de la distribución alimentaria organizada está intensificando la competencia en el sector, reflejándose en un progresivo aumento de la penetración en el mercado de las marcas de la distribución.

En el contexto descrito, las estrategias de los principales operadores marquistas se están apoyando principalmente en la innovación de productos, la diversificación de su oferta y la internacionalización de su actividad. Brasil, Rusia, India, China, norte de África y este de Europa son los mercados exteriores que presentan un mayor potencial de crecimiento para las empresas españolas.

Según DBK, el número de empresas dedicadas a la producción y comercialización de frutos secos y snacks se estima actualmente en unas 470, siendo de alrededor de 6.100 trabajadores el volumen de empleo generado por las mismas.

La tendencia hacia la concentración de la oferta en el sector se ha acentuado en los últimos años, como consecuencia del deterioro de la actividad económica, el cese de actividad de compañías de pequeña dimensión y las operaciones de compra y fusión de empresas acometidas por los operadores líderes.

Así, los principales grupos multinacionales y las grandes compañías españolas, con una imagen de marca consolidada y un ámbito de actuación nacional, están afianzando su posición en el sector. En 2011 los cinco primeros operadores reunieron de forma conjunta el 40% del mercado total, porcentaje que se situó en el 51% al considerar a los diez primeros.

Tendencias
Aún así, el segmento de los snacks es, según algunos expertos, uno de los que mantienen un mayor potencial de crecimiento y donde más nuevos lanzamientos se producen al año, porque de una época a esta parte, además de su facilidad de consumo, las nuevas tendencias hacen que lleguen al mercado snacks funcionales que aportan nutrientes esenciales y hacen que el consumidor siga una dieta ‘más saludable’, picando entre horas.

Según se refleja en algunos informes, en Europa, en el periodo de tiempo que comprende entre 2008 y 2012, el segmento de los snacks ha presentado un crecimiento del 63% en nuevos productos incorporados al mercado. Los ritmos de vida actuales obligan a comer no sólo fuera del hogar, sino rápido, y la industria se ve obligada a actuar al respecto. Los snacks responden a esa necesidad, pero en la actualidad tienen que añadir otro valor para que el consumidor se decante por ellos: ser cada vez más saludables. Y no sólo eso: tienen que aportar un elemento lúdico, ya que al ser pequeñas ingestas entre comidas principales, el usuario tiende a verlo como un premio que se autoconcede, por lo que al factor ‘sano’, tiene que unírsele el factor ‘divertido’ o ‘atractivo’.

Así, la industria se adapta para superar la tradicional mala imagen por la que el snack se veía como un producto de alto contenido graso, partiendo de, en primer lugar, la selección de materias primas saludables (frutas, cereales con alto contenido en fibra, etc.); ingredientes nutricionales de enriquecimiento (vitaminas, minerales, compuestos antioxidantes, etc.); menos contenido en sodio, azúcar y grasa habituales en este tipo de productos; adecuación de procesos tecnológicos capaces de salvaguardar la calidad nutricional de los productos (procesos de horneado sustitutivos a los habituales procesos de fritura, procesos de gelificación, de extrusión, envasado en atmósfera modificada, etc.)

En consecuencia, actualmente toman el protagonismo dos tipos principales de snacks, que cada vez se hacen con una mayor cuota de mercado: los de frutas y las barritas de cereales. JA.I.G