“Somos una sastrería del diseño y planteamos el diseño en función de las necesidades del cliente”

Ellos mismos lo explican, “la historia del estudio es otro de tantos cuentos de empresas familiares que sueñan con hacerse un hueco en el inhóspito mundo del diseño”. Desde entonces, los hermanos Barbosa han ido cultivando un sello inconfundible y con una estética muy determinada, donde la calidad de los materiales, tratados y trabajados

en consecuencia con las técnicas más avanzadas, es su rasgo de identidad inequívoco. La sensación de contemporaneidad se entrecruza con el lujo e indica de forma rotunda, la exclusividad de sus proyectos. Tal y como destacan sus fundadores, “el diseño –por su propia naturaleza- debe trascender el formalismo, y convertirse en un elemento que transmita las necesidades estilísticas y emocionales, el espíritu del destinatario y del usuario y por tanto de la propia sociedad”.

Hoy, Barbosa Space Project sigue en mano de los hermanos Barbosa y cuentan con un equipo multidisciplinar de unas catorce personas, que aportan su visión global del diseño y del interiorismo. El resultado son proyectos tan interesantes como el restaurante Blanco Satén (Oviedo) o la coctelería Riscal (Oviedo).

¿Qué proyecto hostelero les ha supuesto un mayor reto?
(Tino Barbosa) El mayor reto al que nos hemos enfrentado no siempre ha estado vinculado con la hostelería, porque cuando un cliente privado te encarga un proyecto tiene relativamente claro lo que busca. No así cuando el cliente final es una administración, en ese caso te enfrentas al difícil reto de que los clientes son todos los ciudadanos y estás trabajando por y para ellos. Nuestros trabajos en Laboral Ciudad de la Cultura y en el Centro Municipal Antiguo Instituto de Gijón se han enfrentado a estas controversias. En estos casos existe un compromiso que va más allá de una unión mercantil, convirtiéndose en un compromiso con la sociedad, puesto que ésta influye en el diseño y en los hábitos de consumo.

¿Es muy diferente el planteamiento del trabajo cuando se proyecta un restaurante, un bar o un hotel, respecto al interiorismo de otros locales?
(Tino Barbosa) La esencia es idéntica. Hemos dejado nuestro sello personal en trabajos de muy diversa índole. Zapaterías, locales de ocio, carnicerías, panaderías, espacios para congresos y eventos… Somos una sastrería del diseño y planteamos el diseño en función de las necesidades del cliente. Además, diseñamos

globalmente. No nos limitamos a una mano de pintura y un lavado de cara. El concepto de diseño engloba desde las cartas de un restaurante hasta los soportes del papel higiénico. Entendemos nuestro trabajo como un Dios que crea un pequeño universo y  presta atención al más mínimo detalle.

(Ricardo Barbosa) También diseñamos elementos de mobiliario, vestuario, etc. con la intención de que los espacios tengan su identidad propia y, por mencionar alguno, la última colección de sillas desarrollada para el restaurante Blanco Satén es un ejemplo.  

Aseguran que trabajan con las técnicas más avanzadas. En interiorismo de hoteles y restaurantes ¿en qué se traslada esta filosofía?
(Ricardo Barbosa) Pues simplemente es poner a disposición del proyecto todos aquellos nuevos recursos tanto a nivel conceptual como técnico con la intención de conseguir espacios realmente novedosos a nivel interactivo a la par que funcionales y operativos con la utilización de nuevos materiales y aplicaciones.

(Tino Barbosa)La aplicación de materiales es la base. Barbosa Space Project (BSP) trabaja con materiales de altísima calidad. Trabajamos a medida pero bajo el mismo paraguas del planteamiento de trabajo: acabados impecables, trabajo a conciencia y alto conocimiento de la aplicación de los materiales. En todo proyecto nos preocupamos de que los materiales sean irrompibles, fáciles de limpiar y duraderos.

¿Qué está de moda y qué está pasado, en este segmento del interiorismo?
(Tino Barbosa) Vivimos momentos en que el diseño en general vive un momento dorado. Mientras los “revivals vintage” han vuelto con fuerza instaurándose en nuestra sociedad, el diseño Barbosa se reivindica como una herramienta al servicio de la competitividad. El diseño no es arte, pero… ¿Qué es arte? En una ocasión leí que arte es lo que el artista diga que lo es.

¿De qué fuentes beben para inspirarse a la hora de proyectar el interior de un local de hostelería?
(Tino Barbosa) En BSP huimos de personalismos y protagonismos porque trabajamos para un cliente con unas necesidades concretas. Vemos lo

que necesita, lo que puede asumir y lo conjugamos para que el diseño se adapte a la filosofía de nuestro producto. Nos ponemos a su servicio.

¿Diseño o funcionalidad?
(Tino Barbosa) Son complementarios. En todos nuestros proyectos el diseño trabaja en un sentido de funcionalidad extrema sin dejar de lado la estética. La esencia de BSP radica en esta bicefalia.
(Ricardo Barbosa) Yo añadiría que ambos aspectos deben de ser un matrimonio muy bien avenido. En nuestro caso siempre tratamos de definir al máximo todas las posibilidades funcionales del proyecto como un elemento existencial e indispensable y es a partir de ahí cuando aportamos toda la carga de diseño.  

¿Qué no debe faltar nunca en el interiorismo de un restaurante?
(Tino Barbosa) Identidad, funcionalidad, comodidad y, si me permites, un toque de espectacularidad que invite a recordar, a soñar y por supuesto a volver.

(Ricardo Barbosa) Y añadiría que calidez, porque es muy importante sentirnos como en casa.

¿Cuál es el encargo (relacionado con este sector) que les gustaría recibir?
(Tino Barbosa) Nos vemos con posibilidades de crear algo grande. El futuro está ahí fuera, y sólo necesitamos confianza, capital y ganas de levantar algo único. Un edificio sostenible sería una oportunidad insólita donde dejar una huella global, sería desde nuestro punto de vista luego un salto importante.

(Ricardo Barbosa) Y yo diría que nos gustaría diseñar un restaurante de cocina imaginaria, en el que el público fuera a este espacio a comer y a beber dentro de su imaginación como un ejercicio de exploración de los sentidos y de interacción lúdico-social. Creo que es muy importante que todos recuperemos el niño que llevamos dentro. JIsabel Acevedo