Bodevici Bioconcept, la primera heladería sostenible y ecológica de Barcelona

Esta es la filosofía de Bodevici Bioconcept, la primera heladería cien por cien ecológica de Barcelona. Abierta en mayo en el barrio de Gràcia (para muchos, el barrio más ecológico de la Ciudad Condal), Bodevici Bioconcept nace de la inquietud de un joven emprendedor, Jordi Rivera, quien para su negocio cuenta con la colaboración de un socio de lujo, un maestro heladero con más de treinta años de profesión, Francisco García.

¿Cómo nace Bodevici Bioconcept?
(Jordi Rivera) El proyecto nace de la ilusión de crear y hacer viable una heladería ecológica y saludable para todos. Yo soy ingeniero industrial y estuve trabajando cinco años en energías renovables. Entonces, hace un año aproximadamente, me planteé la idea de cubrir un hueco muy importante en la oferta gastronómica de Barcleona: helados ecológicos. Me puse en contacto con Francisco García, que es el gerente de Kid Cream y un maestro heladero con más de treinta años de experiencia en la elaboración y el desarrollo de helados artesanos. Además, con el objetivo de potenciar el obrador con certificado ecológico que actualmente dirige, lleva seis años dedicado al desarrollo de helados ecológicos. Era la persona ideal para que me ayudara en todo esto. Así que nos asociamos. Yo estuve un tiempo formándome con él en su obrador y durante este año hemos ido forjando todo el concepto. Finalmente, el pasado mayo abrimos la primera tienda de helados ecológicos certificados Bodevici Bioconcept.

¿Por qué helados ecológicos?
(Ambos). Bodevici -que traducido del catalán es “buenodevicio”- resume nuestra ilusión: que todo lo que ofrecemos esté bueno en todos los aspectos. Nuestra filosofía está basada en la propia definición de la heladería: ecológica saludable y para todos. “Ecológica” porque la mayoría de nuestros productos son ecológicos y certificados (la voluntad es que lo sean todos), siempre respetuosos con las personas y la naturaleza, además de volver a los sabores auténticos y naturales, sin aditivos, conservantes ni colorantes. “Saludable” porque nuestra misión es cuidar al consumidor mientras disfruta de alimentos honestos y nutritivos. La leche y nata frescas, fruta, soja, el yogur, cacao puro, azúcar moreno… todos ellos son protagonistas en nuestras recetas. Y “para todos” porque potenciamos lo que más nos gusta y eliminamos lo que no nos sienta bien. Ofrecemos productos 100% naturales para todos los gustos, y también elaboramos productos sin gluten, sin lactosa, sin azúcar, sin huevo, sin frutos secos, etc.

En realidad queremos pensar que nuestra misión es acercar los productos ecológicos certificados a la mayoría de gente con las siguientes metas: ofrecer gustos auténticos y naturales, que estén realmente buenos, sean saludables para las personas y respetuosos con el planeta. Todo esto lo conseguimos con la oferta de nuestros productos ecológicos certificados y haciendo un esfuerzo en ofrecer un precio de venta al público competitivo.

¿Por qué la ubicación elegida, en el barrio de Gràcia de Barcelona?
Elegimos instalarnos en el barrio de Gràcia de Barcelona por ser uno de los barrios más concienciados en consumo responsable y ecológico de la ciudad, que acoge numerosas asociaciones y grupos de consumidores de productos ecológicos, así como negocios que ofrecen productos ecológicos.

¿Con qué trabas os encontrasteis a la hora del montaje del local (sobre todo, en lo relacionado con las certificaciones bio)?
Las trabas más importantes han aparecido a la hora de buscar proveedores y productos ecológicos a precios competitivos, que nos permitieran hacer viable el proyecto, ya que los productos ecológicos son más caros a día de hoy que los convencionales. Además, invertimos mucho esfuerzo en definir el concepto, crear la marca y llegar al detalle del primer punto de venta.

¿Cómo habéis diseñado la carta de helados y dónde se elaboran los productos?
(Jordi Rivera) Elaboramos todos nuestros helados, horchatas y granizados ecológicos en el obrador de Kit Cream con certificado de producción ecológica y que dirige Francisco García, ubicado en Trujillo (Cáceres). Para abastecernos, contamos con una plataforma de frío en Barcelona que nos permite no romper la cadena de frío y que nos abastece un par de veces a la semana. Y sobre la carta de los helados, pues es curioso el origen. A finales de 2010 organicé una cata a ciegas de helados para unas cien personas con una selección de 18 sabores. Lo que buscaba era saber qué sabores se adaptaban mejor a los gustos de los barceloneses.

¿Y hay algún sabor que no habéis podido elaborar porque no lo lograbais biológico?
(Jordi Rivera) Muchos sabores son difíciles de adaptar a la producción ecológica, porque hoy en día todavía hay materias primas que no están certificadas en el mercado ecológico o porque tienen unos precios muy elevados para adaptarlos a nuestra oferta y ser competitivos. Es el caso de algunos frutos secos, que no conseguimos encontrar con las certificaciones, o de algunos sabores, como el dulce de leche, que no hemos logrado todavía.

También tenéis productos para celíacos ¿cómo lográis su elaboración, ya que no debe “contaminarse” con trazas de alimentos que contienen gluten?
Todos nuestros productos han sido elaborados sin gluten. En el obrador ya se elaboran productos certificados con la marca de garantía FACE (Federación de Asociaciones de Celíacos de España), siguiendo normas y protocolos para evitar cualquier contaminación cruzada. JIsabel Acevedo