Nápoles sigue luchando para implantar la identidad de su pizza