La franquicia: mayor confianza para el autoempleo y la inversión en 2015

Informe Anual sobre el estado de la Franquicia en España de la consultora Tormo Franchise Consulting
Informe Anual sobre el estado de la Franquicia en España de la consultora Tormo Franchise Consulting

El último Informe Anual sobre el estado de la Franquicia en España de la consultora Tormo Franchise Consulting confirma que esta fórmula se posicionó como uno de los motores económicos primordiales en nuestro país en 2014 y se perfila como generador de empleo y nuevas empresas para 2015.

Este estudio, que  analiza las redes que operan en el mercado, el número de establecimientos, su facturación, inversión y el empleo, muestra el buen momento en el que se encuentra el sector, con un crecimiento de un 20% en la creación de puestos de trabajo y un aumento de 4.200 el número de empresas  (un 4,7% respecto al ejercicio anterior). Esto se debe a que en tiempos de crisis los emprendedores se fijan en la franquicia como salvavidas para crear trabajo, según explica Eduardo Tormo: “lo que más destaca en estos momentos es la confianza tanto por parte de las nuevas empresas que se incorporan en las franquicias, como de los emprendedores e inversores y esto se refleja en los datos”.

Con estos números se cumplen, e incluso se superan, las previsiones que esta consultoría realizó el pasado año, siendo 25.700 los empleos creados y 204 las nuevas empresas franquiciadoras que han surgido en 2014, la mayor cifra en los últimos ocho años. Estas se distribuyen entre Servicios (92), Retail (85) y Restauración (27), aunque han aparecido negocios en todos los ámbitos y sectores. Estas incorporaciones elevan a 1.024 al número de enseñas que encontramos en nuestro país al cierre del ejercicio 2014.

Asimismo, Tormo destaca la importancia del perfil del franquiciador –que analiza en su informe por primera vez este año- como elemento para comprender este fenómeno. Estos emprendedores son mayoritariamente autoempleados (47%), aunque existen otros perfiles como los inversores, un 21% y los nuevos emprendedores que ya contaban con una trayectoria como directivos en otras compañías y que suponen un 23%.

Para hacernos una idea de la realidad del sector, hay que tener en cuenta que el 84% de las nuevas franquicias tienen un tamaño pequeño o muy pequeño, estas últimas creadas precisamente para realizar autoempleo, y que en volumen de facturación, el 55% no llegan al millón de euros. Les siguen de lejos las franquicias medianas, que constituyen un 14% (el 39% de ellas facturan en nuestro país entre un millón y tres millones de euros), mientras que las grandes son únicamente el 2% restante, del que tan solo el 6% supera los tres millones de euros.

Tanto empresa como emprendedor, se enfrentan a una serie de obstáculos para poder comenzar una franquicia. La dificultad principal reside en tener que hacer frente a inversiones superiores a las esperadas en un primer momento, y suele deberse a la incertidumbre producida por un desconocimiento sobre el coste del proceso y la cobertura legal, según afirma Eduardo Tormo. A pesar de esto, y como reflejan los números del informe, la franquicia se ha confirmado como una de las opciones de mayor confianza para el autoempleo y la inversión.