Amargo place to be, un concepto renovado

Costillas a fuego lento en barbacoa con cóctel Palomudo de Amargo place to be.
Costillas a fuego lento en barbacoa con cóctel Palomudo de Amargo place to be.

Amargo place to be, el polifacético restaurante situado en el madrileño barrio de Malasaña, estrena 2020 con una carta internacional, repleta de opciones ‘verdes’ y propuestas veganas, y un cóctel para acompañar cada uno de sus platos.

Pero no se trata de un cóctel cualquiera, sino uno de autor expresamente creado para maridar a la perfección con cada receta. Así, por ejemplo, el Chicken-katsu con curry thai y arroz japo lo recomiedan con una Caipirinha, ya que su concepto se basa en sabores que se adaptan al barrio a través de creaciones para viajar alrededor del mundo. Además, la mayoría de las nuevas recetas están pensadas para compartir y cada una tiene su maridaje perfecto al lado de manera opcional.

En la nueva carta de Amargo place to be encontramos Costillas cocinadas a fuego lento en nuestra barbacoa con el cóctel Palomudo -Souza, soda de pomelo rosa y sal del Himalaya- o el Ceviche organoléptico by Amargo con Margarita. Y así hasta 30 tipos de cócteles, con sus respectivos platos viajeros, algunos tan curiosos como La Viuda Negra, hecho con ‘veneno de tarántula’, que duerme la boca; sin que falten clásicos como el Moscow mule o el Mai Thai o el Tartar de atún con aguacate, fresa y nube de wasabi con su cóctel La Fresca -vodka, lima, pepino y menta-. Otros se elaboran a partir de vino, para los que prefieran una base de zumo de uvas para acompañar… pero con un ‘punch’ como el New York Wine -Jack Daniel`s, Rioja, PX, Magdala, romero y piel de naranja- ideal para disfrutar con el Lomo de vaca vieja con setas y trufada.

Amargo place to be se presenta como un ‘sitio para estar’ en cualquier momento gracias a sus revitalizantes desayunos; siguiendo por sus brunch disponibles cualquier día de la semana; sin olvidar su propuesta de menú de mediodía o acabando con la cena.